Repelentes naturales

0
2684

 

EsSalud elabora repelentes naturales a base de aceites naturales del eucalipto, molle y muña, los cuales son fabricados en las farmacias naturales de medicina complementaria en coordinación con el Colegio Nacional Químico Farmacéutico, como una alternativa a los repelentes químicos.

Martha Villar López, gerente de Medicina Complementaria, explicó que estos productos naturales fueron enviados al norte del país, en especial a Piura, donde han logrado gran aceptación y efectividad ahuyentando a los insectos en las zonas afectadas por los desastres naturales.

Explicó que este repelente natural, que es efectivo protegiendo de hongos, mosquitos y otros insectos, se logra al extraer y juntar los aceites esenciales de estas tres plantas.

Señaló que el molle tiene un aceite, rico en carvacrol, cuyo olor repele a los insectos y es tóxico para ellos. La muña es conocida por sus propiedades insecticidas, señaló, al recordar que ancestralmente era usada para proteger lo tubérculos de insectos, bacterias y hongos.

El eucalipto contiene eucaliptol, cuyo aceite esencial espanta a los insectos y, según diversos estudios de investigación, tiene un efecto insecticida.

Estos repelentes naturales, producidos en coordinación con el Colegio Químico Farmacéutico, pueden ser aplicados en niños, gestantes y adultos mayores cada dos horas, protegiéndolos contra la potencial transmisión de enfermedades como el dengue, zika y chikungunya.

 CON EUCALIPTO

Para esta receta precisas 250 gramos de hojas de eucalipto y 1 litro de agua. Coloca a hervir ambos ingredientes por 45 minutos para que las hojas puedan desprender toda su esencia. Cuando todavía esté caliente, vierte en zonas húmedas de la casa y, sobre todo, en los marcos de las puertas y las ventanas. Así lograrás que los mosquitos no entren.

CON CLAVO DE OLOR

Preparación del repelente de moscas y mosquitos: Deje los clavos de olor macerando en el alcohol 4 días, agitando mañana y tarde. A continuación, poner el aceite corporal (puede ser de almendras, manzanilla, hinojo, lavanda vera, aloe, etc.) y ya está pronto para su uso.

CON MANZANILLA

Prepara una infusión con dos cucharadas de manzanilla seca y 500 ml de agua hirviendo. Deja reposar unas 6 horas y después lo cuelas y echas el contenido en un bote con basura.

Pulveriza la habitación o zona en la que quieres evitar que lleguen los mosquitos. Además, te lo puedes echar directamente sobre la piel para que no te piquen los mosquitos.