Para la justicia ya no hay intocables

0
2574

Según presidente del Poder Judicial, Duberlí Rodríguez

Presidente de la Corte Suprema sale al frente de quienes lo acusan de sacar al juez Richard Concepción de los casos de corrupción.

Por Erick Rivera

En una entrevista exclusiva para La Razón, el presidente del Poder Judicial, Duberlí Rodríguez asegura que en la actualidad ya no hay personas intocables que no puedan ser juzgadas. Asimismo, descarta cualquier conflicto en particular contra el juez Richard Concepción. Sin embargo, le recuerda que no es dueño de ningún caso y dentro de sus funciones no está la de dictar condena.

¿Existe alguna rivalidad entre usted y el juez Richard Concepción?

Lo que existe es una confrontación entre la Sala  Penal Nacional, que tiene 32 jueces, contra el Consejo Ejecutivo del Poder Judicial, que es el órgano de gobierno de este poder del Estado. Ese órgano lo presido yo, pero está integrado por seis consejeros. Muchos creen que es una confrontación contra mí, pero no es así. Yo solo soy el presidente.

Concepción Carhuancho alegó que le quitaron la confianza.

¿Él va a sentenciar, va a condenar o absolver? El proceso penal tiene tres etapas: primero es la investigación preparatoria; segundo la etapa intermedia, que la controla un juez de investigación preparatoria (como el caso de Richard Concepción); y la más importante es la tercera, que es el juicio oral que la llevan ante jueces de juzgamiento, o de fallo, quienes son los que van a puntualizar la sentencia de los acusados.

Entonces el juez Concepción no dicta una sentencia.

El juez Concepción Carhuancho no es un juez de juzgamiento. Él no va a determinar quién es culpable o no. Solo recibe o resuelve pedidos de medidas cautelares, que le formulan los fiscales. Una vez que él resuelve sus pedidos, allí termina su función. Él no tiene ningún caso, porque no es dueño. No lleva adelante la investigación. Solo lo hace un fiscal. Por esa razón, no se le está quitando ningún proceso.

Usted calificó de irrespetuoso el pedido que hizo la Sala Penal para ‘conservar sus casos’.

Nosotros no podemos tener en el Poder Judicial a dos órganos jurisdiccionales que ven el mismo caso en paralelo, eso no es admisible.

No puedo tener una sala penal viendo delitos de corrupción y otro lado tener un Sistema Nacional de Anticorrupción debidamente formado, y lo está desde el 31 de Marzo pasado. La sala penal ve los delitos como terrorismo, crimen organizado, narcotráfico, delitos de lesa humanidad, y el Sistema Nacional Anticorrupción ve casos de corrupción.

¿A que se refiere al decreto legislativo 1342?

Ese decreto legislativo precisa y desarrolla justamente que los delitos de corrupción de funcionarios los ve el sistema anticorrupción.

El juez Concepción asegura que lo van a sacar a mitad del partido, cuando él es el árbitro.

Lo único que hemos dicho es que ya no pertenece a la Sala Nacional Especializada en Delitos de Corrupción. lo que él utiliza como metáfora no es correcta, porque eso de cambiar al árbitro a mitad de partido es cuando a una persona se le está juzgando, no investigando.

Si cambiaran a Hamilton Castro tendría sentido. Ahora, si estaríamos en un juicio oral que es el partido de fondo y que ahí están los jueces de juzgamiento, si ahí le cambian los jueces cuadra lo que dice Concepción. Pero eso no está ocurriendo.  No se está cambiando a nadie a mitad de partido porque no estamos en juzgamiento.

¿De qué trata el nuevo Código Procesal Penal?

Con el nuevo modelo Código Procesal Penal, promulgado el año 2004, han desaparecido la figura del juez instructor o investigador que antes existía. Ahora existe un fiscal instructor, y la primera etapa procesal penal no se llama instrucción, como antes a cargo de un juez, ahora se llama investigación preparatoria a cargo de un fiscal.

¿Está de acuerdo con quienes dicen que en el Perú existen dos tipos de justicia: una para las personas comunes  y personas con influencias?

Yo considero que esa percepción si existe. Pero que en el sistema Anticorrupción no ha sido hecho para defender a los poderosos. Ha sido hecho para castigar a todos.

Pero la gente no percibe eso

Antes muchos poderosos eran intocables, ahora no hay intocables. Eso lo deciden los jueces de juzgamientos.

Caso Toledo

En ese sentido ¿Cómo es el tratamiento al caso de Toledo?

La solicitud para armar el cuaderno de extradición lo hace el fiscal. Él lo remite ante un juez, que podría ser perfectamente Concepción Carhuancho u otro juez, que reciba el pedido. Ellos no van a declarar procedente la extradición. Ellos solo reciben y arman el cuaderno. Luego este cuadernillo llega a una Sala Penal de la Corte Suprema. Es la sala de la Corte Suprema quien va a decir si es procedente o no. Sí es procedente, el cuadernillo de extradición se deriva al Poder Ejecutivo que en sesión de Consejo de Ministros decide si lo aprueba o desaprueba.

¿Y si lo aprueba?

Si el Ejecutivo le da el pase, el documento se remite, vía Ministerio de Relaciones Exteriores, a las autoridades norteamericanas. Ellos lo reciben a través del departamento de Estado. De ahí lo derivan al Departamento de Justicia, donde hay una suerte de audiencia y donde un fiscal norteamericano hace a la vez de representante del Estado peruano y solicita que de pase a la extradición.

Una vez que pase el filtro del Departamento de Justicia, pasa a un juez Federal, que es el que definitivamente se va a pronunciar por la extradición. Muchos se sujetan y dicen: cómo ya no está el juez Concepción, ya no hay extradición; están equivocados.

¿Cuál es su perspectiva para el 2018?

En el presupuesto 2018 [el Gobierno] nos ha otorgado presupuesto para nombrar a 16 jueces de anticorrupción. Para fortalecer la lucha contra la corrupción, mientras tengamos más jueces titulares en el cargo será mejor. En el punto de vista de reformas mi apuesta en introducir la modernidad en el PJ, y eso vendrá de la mano con la tecnología porque se implementará el Expediente Electrónico para procesos más rápidos y transparentes.