Las primeras respuestas del gabinete Aráoz

0
2620

Por Juan Sotomayor

Desechada la posibilidad que el remozado gabinete Araoz consiga la reconciliación con los sectores de oposición, es necesario buscarla en otro sector no menos importante: las grandes mayorías que sienten defraudadas sus expectativas de contar con un gobierno con liderazgo y resultados efectivos. El gabinete tiene hoy la dura tarea de levantar la imagen de un gobierno cuya debilidad y falta de credibilidad es evidente. Tarea harto difícil, pero no imposible.

Para conseguir este objetivo, de aquí en adelante será clave que el Ejecutivo afine sus mecanismos de comunicación con la ciudadanía. Es necesario que los peruanos tengamos la percepción de un Presidente y ministros más cercanos y atentos a las necesidades y preocupaciones prioritarias. Para ello, se requiere ministros de campo, que privilegien el llano antes que sus cómodas oficinas y que obtengan resultados inmediatos en temas tan sensibles como la reconstrucción, seguridad ciudadana, educación, salud y trabajo.

La primera prueba de esta etapa fue para el flamante Ministro de Agricultura, quien estrenó su cargo con la paralización y protestas de los productores de papa en el interior del país, llegando a un entendimiento por el cual autoriza a cinco gobiernos regionales a adquirir el producto excedente para destinarlo a programas sociales. Medida discutible pero efectiva para la emergencia. Si viene complementada con acciones de apoyo a los agricultores con perspectiva de mediano plazo y mejor tratamiento de su producción para evitar situaciones similares en el futuro, se habrá ganado un buen punto.

Otro dato interesante: en la madrugada de ayer se produjo un fuerte sismo en Arequipa y cinco horas después, el propio Presidente de la República inspeccionaba la zona afectada. Para algunos, el principal objetivo de la visita era recuperar imagen; puede ser, pero más allá de cualquier crítica, es positiva la respuesta inmediata y ojalá estemos frente a un buen indicio que el Ejecutivo empieza a enmendar errores y a estar más atento a las necesidades de la ciudadanía. Veremos cómo se van desenvolviendo los acontecimientos, y esperemos que, por el bien de todos, por fin el gobierno entre en sintonía con las preocupaciones de la gran mayoría de peruanos. Realmente lo necesitamos.