Multitud siguió a pontífice en su último día en el país

0
2746

Obispo de Roma recibió el cariño de limeños y preguntó por expresidentes

En su último día en nuestro país, el papa Francisco, como fue su costumbre, rezó el Ave María con los fieles que lo esperaban en la Nunciatura Apostólica en Jesús María.

A las 08:47 horas, el Santo Padre dejó la sede diplomática del Vaticano y enrumbó hacía el templo de las Nazarenas. Ya a esa hora los limeños habían abarrotado las calles por donde se trasladó Francisco, y lo pudieron ver en el papamóvil.

Afuera de las Nazarenas las personas que madrugaron para ganar un lugar, tuvieron la oportunidad de ver de cerca al Vicario de Cristo.

El obispo de Roma, estuvo en el templo nazareno por un espacio de media hora. De ahí partió hacia la Plaza de Armas en su papamóvil.

A la Plaza Mayor llegó a las 09:50 horas y otra multitud ya lo estaba esperando para recibir su bendición. Tras dar una vuelta alrededor a la plaza, Francisco ingresó a la Catedral de Lima donde oró ante las reliquias de los santos peruanos y destacó el trabajo apostólico de vida cristiana que desarrollaron en el Perú.

Acto seguido, el papa ingresó al Palacio Arzobispal donde tuvo un encuentro con los obispos del país.

Durante este encuentro, Francisco cuestionó a la clase política, en especial a los exmandatarios.

“¿Qué le pasa a Perú que cuando uno deja de ser presidente lo meten preso? Humala preso, Toledo preso (con pedido de prisión), Fujimori estuvo preso hasta ahora y Alan García que entro y que no entro…y presos con rabia, ¿no?”, dijo.

Después de este encuentro, Su Santidad salió al medio día por el balcón del Arzobispado para rezar el Ángelus con la multitud que lo esperaba.

“Jesús no quiere que te ‘maquillen’ el corazón; él te ama así como eres y tiene un sueño para realizar con cada uno de ustedes”, dijo el papa ante la ovación de los feligreses.

Al terminar con esta actividad, Francisco volvió a la Nunciatura Apostólica en Jesús María, de donde se dirigió horas después, a la base aérea de Las Palmas, para la multitudinaria misa que tuvo en ese lugar.