Papa Francisco se despidió del Perú con multitudinaria misa

0
3065

Más de un millón de personas fueron a Las Palmas

Con un mensaje de paz y esperanza Santo Padre se cerró visita a nuestro país.

Ante alrededor de un millón 700 mil personas, el papa Francisco ofició su última misa en Perú, después de una visita pastoral de cuatro días.

La base aérea de Las Palmas, se vio abarrotada de gente quienes asistieron a la homilía del Santo Padre.

El papa, quien siempre llevó un mensaje de esperanza, ayer no hizo la excepción.

En su homilía en la base aérea, Francisco pidió a los católicos rechazar “la globalización de la indiferencia” frente a los que sufren, y seguir el ejemplo de Jesús.

“(El Reino de Dios) ha llegado hasta nosotros anunciado por esa nube de testigos que han creído en Él. Ha llegado hasta nosotros para comprometerse nuevamente como un renovado antídoto contra la globalización de la indiferencia. Porque ante ese amor, no se puede permanecer indiferente”, recalcó.

Recalcó que Jesús develó muchas situaciones que asfixiaban la esperanza de su pueblo suscitando una nueva esperanza.

“Jesús sigue caminando por nuestras calles, sigue al igual que ayer golpeando puertas, golpeando corazones para volver a encender la esperanza y los anhelos: que la degradación sea superada por la fraternidad, la injusticia vencida por la solidaridad y la violencia callada con las armas de la paz. Jesus sigue invitando y quiere ungirnos con su espíritu para que también nosotros salgamos a ungir con esa unción, capaz de sanar la esperanza herida y renovar nuestra mirada”, manifestó.

Más temprano, en el Arzobispado, Francisco resaltó los sentimientos que tienen cada persona.

“El corazón no se puede ‘photoshopear’, porque allí juega el amor verdadero, allí muestras lo que eres”, afirmó.

“Jesús no quiere que te maquilles el corazón, porque él te ama así como eres y él tiene un sueño por realizar con cada uno de ustedes. Muéstrate cómo eres ante él. Cuando Jesús te mira no piensa en lo perfecto “, agregó.

En tanto, en su mensaje en las Nazarenas, Su Santidad criticó el chisme.

“¿Saben lo que es la monja chismosa?, es terrorista, peor que los de Ayacucho hace años, peor, porque el chisme es como una bomba y, como el demonio, tira la bomba, destruye y se va tranquilo”, dijo el Santo Padre.