Consejos para tener hijos más inteligentes

0
2771

Una de las principales preocupaciones de los padres suele ser cómo ayudar a sus hijos a desarrollar sus habilidades al máximo. Le contamos algunas recomendaciones de los expertos para lograrlo.

El filósofo Eric Baker se dedicó a explorar la ciencia detrás de la felicidad de los niños y los tipos de paternidad que funcionan mejor. La revista TIME publicó algunas de las claves que descubrió Baker durante su investigación para que los niños desarrollen su inteligencia al máximo. Le contamos cuáles son.

 

Llévelos a clases de música:

Un estudio publicado en el periódico Psychological Science afirma que la música mejora el IQ (coeficiente intelectual). En una comparación entre dos grupos de niños, “aquellos que estaban en el grupo de música mostraron mayores incrementos en el IQ”

Aunque el efecto es pequeño, es generalizado en diferentes mediciones de inteligencia y le da a los estudiantes diferentes ventajas de aprendizaje en el salón de clases.

 

Incentive que hagan deporte:

Los beneficios de tener una vida activa son amplios. Incentivar una rutina que incluya deporte le traerá a sus hijos beneficios por el resto de su vida y les ayudará a tener un mejor desempeño académico.

“Tener un buen estado físico incrementa su habilidad de aprender”, afirma Baker. Un estudio Alemán titulado Spark: La revolucionaria ciencia del ejercicio y el cerebro, encontró que la velocidad con la que los niños retienen vocabulario aumenta en un 20% después de que hacen ejercicio.

 

No le lea a sus hijos, lea con ellos:

Aproveche el momento en el que está con sus hijos para reforzar sus habilidades lectoras. “Cuando su hijo esté aprendiendo a leer, no se limite únicamente a mostrarle las imágenes en los libros, mientras usted hace toda la lectura”, advierte Baker. Y añade: “Enfoque su atención en las palabras y letras”.

 

Evite que pierdan horas de sueño

“Hay una correlación entre las calificaciones y la cantidad promedio de sueño”, advierte Baker. Incluso, 15 minutos hacen la diferencia; dos estudios norteamericanos lo comprobaron.

 

“Los adolescentes que tenían los puntajes más altos dormían en promedio 15 minutos más que aquellos que tenían un puntaje medio, quienes a su vez dormían un promedio de 15 minutos más que aquellos que tenían un puntaje bajo”, concluye un estudio de la investigadora Kyla L. Wahlstrom. Los resultados fueron casi exactos a los de un estudio realizado en Rhode Island a más de 3.000 alumnos.

 

La autodisciplina es más importante que el IQ

“Los estudiantes que ejercieron altos niveles de fuerza de voluntad tenían más probabilidades de obtener calificaciones más altas en sus clases y ser admitidos en universidades más exigentes”, concluye Charles Duhigg en su libro El poder de los hábitos: porqué hacemos lo que hacemos en la vida y en los negocios.

Según Duhigg, “la autodisciplina tiene un mayor efecto en el rendimiento académico que el talento intelectual”, Es decir que, si su hijo es aplicado y constante, sus oportunidades de lograr el éxito pueden superar a las de niños más inteligentes.

Crea en ellos

“Creer que su hijo es más inteligente que el promedio hace una gran diferencia”, precisa Baker. No se trata de convencerlo de que tiene capacidades que no tiene, sino de creer en su capacidad para desarrollar su inteligencia al máximo y de apoyarlo en el proceso.

Por último, Baker recuerda que “la inteligencia no lo es todo”, pues la empatía y la ética son claves para que su hijo use sus capacidades de la mejor manera.