Alcachofa para cálculos en la vesícula

0
2037

La alcachofa es una hortaliza tan sabrosa como polivalente. Entre sus hojas se esconde todo un tesoro de vitaminas, minerales y antioxidantes. Un regalo para nuestra salud considerado desde siempre como un aliado para nuestro organismo.

Si la prefieres consumir en su forma natural, recuerda elegir aquella que tenga más peso, la que tenga las yemas gruesas un tono verde claro. Son las más saludables. Pero veamos a continuación todos los beneficios de esta estupenda hortaliza.

BENEFICIOS

Por sus maravillosas propiedades digestivas, es ideal para tratar enfermedades como el ácido úrico, el reuma y los problemas de cálculos en la vesícula biliar.

Reduce los triglicéridos en sangre, por lo cual se hace realmente valiosa para combatir el colesterol: reduce el malo y aumenta el HDL, el considerado como bueno.

Nos ayuda a regular el estreñimiento y las diarreas.

La alcachofa alivia la acidez de estómago, eliminando también dolores, distensiones, molestias…

Gracias a sus beneficios para reducir el colesterol, las alcachofas son unas aliadas magníficas para mejorar los problemas de arteriosclerosis y la tensión alta.

Sus principios para cuidar de nuestro estómago y ayudar a realizar la digestión, permite que la alcachofa sea perfecta para eliminar el flujo de la bilis.

La alcachofa se utiliza además en las dietas, y es que gracias a sus fibras vegetales es más que perfecta para controlar el apetito. Al absorber el agua del estómago da una sensación muy adecuada de saciedad.

La alcachofa nos aporta un sinfín de vitaminas y minerales: magnesio, potasio, sodio, hierro, vitamina A, vitaminas B, transforma el azúcar en energía… Es sin duda una hortaliza más que básica para nuestra dieta diaria.

Tiene propiedades diuréticas, elimina la retención de líquidos del cuerpo, elimina toxinas… Es, pues, ideal para problemas de gota, de artritis, enfermedades hepáticas, problemas circulatorios y para reducir grasas.

Existen estudios efectuados recientemente donde indican que los ácidos cafeico, pantoteico y los flavonoides de la alcachofa son muy adecuados para prevenir y mejorar en algunos tipos de cáncer.