Pescado para prevenir cáncer

0
1110

En vísperas del Día Mundial contra el Cáncer, la Sociedad Nacional de Pesquería (SNP) destacó la importancia del consumo de pescados azules, como la caballa, el bonito o el jurel, para la prevención de esta enfermedad, una de las principales causas de muerte en el Perú y el mundo.

Expertos de la UNI crean tecnología que mejora tratamiento del cáncer

Lorena Romero, nutricionista de la SNP, sostuvo que esta fecha es una excelente oportunidad para tomar conciencia sobre la necesidad de llevar un estilo de vida saludable, que incluye una buena alimentación y chequeos preventivos con regularidad.

La especialista explicó que los ácidos grasos omega 3, presentes en especies como la caballa, el bonito o el jurel, cumplen un rol importante en la disminución de la inflamación, característica básica de enfermedades como el cáncer.

“Además, los omega 3 fortalecen el sistema inmunitario, ayudan a regular las hormonas y mejoran el sistema nervioso”, destacó.

Dos veces por semana

Un estudio publicado en el 2015 ha mostrado que el consumo de omega 3 ayuda a reducir en un 15 % a 20% el riesgo de sufrir cáncer de endometrio en mujeres de peso normal.

Además, otro estudio publicado este año ha puesto de manifiesto que los ácidos grasos omega 3, especialmente los provenientes de pescados, reducen la posibilidad de desarrollar cáncer de mama.

“Los pescados azules, como el bonito, caballa o jurel, son los que tienen las mayores cantidades de omega 3. Por ello, consumir estos pescados, por lo menos dos veces por semana, ayudará a disminuir el riesgo de desarrollar cáncer”, manifestó.

Romero recomendó que para sacarle mayor provecho a sus nutrientes es importante preparar el pescado adecuadamente: sancochado, al vapor, al horno, en cebiche y en guisos sin aceite. “Evita freírlos para que no pierdan sus beneficios”, anotó.

RECOMENDACIONES

Antes de adquirir un pescado, debes tomar en cuenta ciertas recomendaciones: tener olor fresco, la carne debe ser blanca o ligeramente rosada, firme, elástica y resistente a la presión de los dedos, la cola debe ser firme y los ojos brillantes y saltones, la piel brillante y húmeda, no grasosa, con las escamas adheridas y el vientre no debe estar abultado.

 

En el caso de los enlatados: escoger una marca conocida, observar que la etiqueta sea auténtica y verificar fecha de vencimiento y registro sanitario, observar que la lata no esté abollada, hinchada, oxidada o con filtraciones.