La música en los niños

0
1744

 

La música está presente en nuestras vidas a diario, por eso podemos empezar a transmitir a los niños el interés por esta preciosa afición. A través de la música no sólo conseguimos entretener a los peques de la casa, también les ayudamos a desarrollar infinidad de habilidades físicas y mentales.

La música tiene muchos beneficios para los niños. Por ejemplo, bailar mejora la coordinación, y aprender a tocar un instrumento les ayuda a afinar la psicomotricidad. El estudio de la música se ha mostrado como una de las mejores actividades extraescolares, puesto que se desarrolla una mayor atención, capacidad de concentración y paciencia.

Si quieres iniciar a tu hijo en la música recuerda que puedes hacerlo desde el primer momento. Incluso durante el embarazo los bebés perciben los sonidos, y la música clásica resulta muy beneficiosa en su desarrollo.

ACÉRCALA

La formación musical cada vez es más importante no sólo dentro del currículo escolar sino también está ganando seguidores como actividad extraescolar. Debido al creciente interés de los padres por acercar a sus hijos a la música, es interesante saber cómo podemos despertar el interés de los niños por la música, cuándo es el momento ideal para que comiencen a estudiar música o cómo debemos aproximarles a ella.

El ser humano se siente atraído por aquello que le emociona, que le trae recuerdos, que puede relacionar con otras cosas o que le desafía. Así es como podemos acercar a los niños a la música: disfrutará con ella si le es conocida, si le recuerda a su mamá o a su papá, si es divertida, si puede recordar la melodía o si simplemente disfruta con ella.

CANTO DE MAMÁ

Una de las preguntas qué más se hacen los padres es, ¿cuándo pueden los niños comenzar con la música? El primer contacto del niño con el mundo de los sonidos y la música se realiza casi sin darnos cuenta, a través de la voz de la madre. No importa si canta bien o mal, si ha dado clases de canto o hace 20 años que no canta.

Lo importante es lo que comunica con su voz. Cantar a nuestros hijos produce una asociación duradera que permanecerá posiblemente para toda la vida. De esta manera, el aprendizaje de la música se realiza primero y fundamentalmente por la voz. Es el instrumento más asequible y comunicativo que tenemos.

 

 

Para comenzar una enseñanza más formal y de la música no hay que lanzarse al vacío y apuntarle a la primera escuela de música que encontremos. Es importante comenzar antes en casa, cantar, tocar, asistir a algún concierto, escuchar música… En definitiva, transmitir al niño que la música es algo valioso.

A PARTIR DE 8 AÑOS

Después, cuando hayamos conseguido esa motivación y estímulo en el niño, ya podremos buscar escuela y profesor. Existen diferentes métodos y es recomendable buscar cuidadosamente un maestro que pueda trabajar con las capacidades que tiene el niño en cada momento evolutivo. No vale cualquier método, ni cualquier profesor.

En cuanto al momento más adecuado o edad para comenzar a estudiar música. Es aconsejable comenzar antes de los 8 años para realizar una aproximación a la música. A partir de este momento, consideramos que el niño tiene el desarrollo psicomotriz y la capacidad de esfuerzo suficiente para emprender el estudio de un instrumento.