Auditoría interna dio con las irregularidades en Agrobanco

0
1268

Caso agrícola Yaurilla, un claro ejemplo

 

Un informe de Semana Económica reveló que gracias a una auditoría interna realizada en el Banco Agropecuario (Agrobanco), respecto al periodo 2013-2016, se pudo identificar diversas irregularidades en las que incurrió esta entidad, sobre todo en la entrega de créditos a empresas no minoristas, que explican cerca del 50 % de la cartera morosa de la entidad, que va de entre S/ 900 y S/ 1,000 millones.

El informe señala que esta aprobación de créditos no contaba con garantías, contratos de líneas de crédito que carecían de información relacionada a fechas o lugares, aumento en el valor de las garantías y desconocimiento de las deudas de cliente con otras entidades son algunas de las observaciones encontradas por los miembros de la comisión auditora de Agrobanco, presidida por Víctor Chino Cárdenas.

“La auditoría estuvo orientada a verificar el cumplimiento de las políticas implantadas por Agrobanco, para las operaciones de crédito de primer piso no minoristas, comprendiendo desde la presentación de la solicitud de crédito hasta el desembolso y seguimiento por parte de las áreas competentes… Se estableció una muestra representativa de las operaciones de crédito, realizados por Agrobanco durante el periodo 2013 al 2016”, dice el informe.

En ese sentido se constató que Agrobanco se expuso al riesgo al otorgar créditos a una empresa que no contaba con las garantías que señalaba, como en el caso de Agrícola Yaurilla, firma que actualmente adeuda S/ 59 millones al banco y que usó como aval a la empresa Phorma SA.

El informe señala que “en la búsqueda efectuada en registros públicos, se verificó que dicha empresa [Phorma] no registraba propiedades inscritas a su nombre”; sin embargo, un informe externo del estudio Navarro & Pazos Abogados consignó que contaba con 29 inmuebles registrados, entre predios y departamentos.

También se advierte que se aprobaron créditos por US$ 18.3 millones, considerando flujos de caja inconsistentes, y garantías mobiliarias y avales que no mitigaban el riesgo asumido.