Barata

0
1253

Fernando Calle Hayen

Terminó la expectativa del señor Barata; lo curioso es que nadie reconoce los ilícitos prácticamente denunciados; todos niegan haber recibido, ahora nadie sabe quién es el otro. Lo cierto es que la estima de todos peruanos está destrozada y dañada al máximo, podría suceder (como dije hace tiempo) una reacción con ira ilimitable. Pareciera que los que gobiernan, la clase política vigente y los que están detrás de un poder oculto, creen que nuestro pueblo no tiene ninguna capacidad de reacción, está acostumbrado a convivir con los más altos niveles de corrupción y, lo que es más grave, con una IMPUNIDAD casi total.

Menciono esto porque ya han salido los gritos de defensa, en forma extraordinaria voy a mencionar un ejemplo, el presidente Humala y la señora Humala en todo momento han dicho que no han recibido nada; sin embargo; uno de sus abogados mencionó que sí han recibido pero que es colaboración; entonces, ¿cómo hacemos?, quién nos explica estas contradicciones.

No pueden seguir pensando que los peruanos somos débiles mentales y que nosotros nos prestemos a hacerlo, porque creo que nadie estaría de acuerdo si el Ministerio Público nos terminaría diciendo que nosotros los peruanos hemos perdonado a los señores Odebrecht y Barata; pero lo  más importante del perdón otorgado por la fiscalía es que nos estarían quitando el derecho a poder investigar, a que sea juzgado y condenado aquí en el país.

Sin embargo, su colaboración eficaz no era para que solamente hable y además hable algo que viene hablando desde el año pasado. En cualquier lugar del mundo al colaborador se le perdona y se le otorga los beneficios cuando ya acreditó sus dichos con pruebas al fiscal; es decir, por lo menos pruebas lo más cercanas a los hechos referidos, obvio que las COIMAS no van a presentar facturas ni recibos firmados.

Hoy más que nunca debido a la coyuntura que está viviendo nuestro país, resulta transcendental tomar en cuenta la propuesta he presentado hace tiempo, de exigir al Gobierno que suscriba el convenio con las Naciones Unidas, y de este modo, se instale en nuestro país la Comisión Internacional contra la Impunidad, como sucede en Guatemala y otros países; sin embargo, percibo que cada vez que menciono esta propuesta se genera un malestar entre quienes mantienen eso que podríamos llamar “hipocresía política” en cuanto a la lucha contra la corrupción, y esto porque en los países en donde está instaurada esta Comisión se encuentran en prisión algunos dueños de medios de prensa, Presidentes de la República, Ministros, empresarios, dirigentes políticos y hasta magistrados, todos ellos apresados debido a la lucha contra la Impunidad

Como Estado suscribiríamos un convenio para que las Naciones Unidas colaboré al sistema de justicia organizado -apoyo a la investigación y persecución penal de un número limitado de casos complejos-, de esta manera los funcionarios actúen con mayor honradez, debido a la responsabilidad –penal y política- en que puedan incurrir y tengan que responder por esta complicidad e ilicitud de ser el caso.

Casi todos estos países donde se presentó el escándalo del caso Lava Jato, Odebrecht, etc; la mayoría de las principales autoridades y empresarios involucrados están en prisión. Observe nuestro país y saque sus propias conclusiones.

(*) Facebook: Fernando Calle Hayen     /              Twitter: @FernandoCalle_H