Anís regula la menstruación

0
2909

El anís es una planta milenaria con fines culinarios, pero también medicinales. Generalmente se utiliza su aceite y su semilla, pero también son muy útiles la raíz y las hojas, sobre todo para el fin medicinal.

Las propiedades del anís tienen la capacidad de ayudar a regular la menstruación en aquellas mujeres que sufren trastornos en esa área, actuar como afrodisíaco natural y aumentar la libido y potenciar el deseo sexual, y combatir úlceras en la boca y dolores de garganta. A su vez favorece el período de lactancia, estimulando la producción de leche en mujeres en etapa y resulta muy útil para calmar los cólicos de los bebés.

¿En qué más nos beneficia su consumo?

Favorece el sistema digestivo: el anís tiene efecto sedante, antiespasmódico y carminativo por lo que se utiliza para tratar problemas digestivos. La infusión de anís se recomienda para combatir gases, molestias, dolores intestinales, acidez, gastritis u otros problemas estomacales. El consumo de anís favorece la digestión y sus procesos gracias a un compuesto llamado atenol.

Favorece el sistema nervioso: su efecto sedante también es beneficioso para calmar los nervios, reducir los niveles de estrés, y la neurastenia, un trastorno neurótico que se detecta por sentir un cansancio inexplicable luego de actividades psíquicas o físicas. Lo ideal para obtener estos beneficios y beber una infusión a base de semillas de anís.

Favorece el sistema respiratorio: posee propiedades antiiflamatorias y expectorantes que ayudan a liberar los bronquios de fluidos que los perjudican, por lo que es ideal para tratar casos de tos, bronquitis, asma, o gripe.

Existen dos tipos de anís: el anís verde (convencional) y el anís estrellado. Si bien el segundo proviene de una familia botánica diferente, las propiedades de ambos tipos son muy parecidas ya que poseen el mismo principio activo.

Por lo general, solo se aprovecha su aceite y semillas. De sus hojas y raíz se obtienen los principales beneficios medicinales, entre los cuales podemos mencionar:

– Aumento de la energía sexual

– Alivio de dolores estomacales

– Equilibrio del apetito

– Catalizador de la menstruación en las mujeres

ESTÒMAGO

Al ser un sedante, antiespasmódico y carminativo natural, el anís se utiliza con regularidad para combatir diversos problemas digestivos. Los frutos de esta planta se preparan en infusiones (que deberán ser tomadas antes de cada comida) con el fin de eliminar gases, molestias y dolores en el sistema intestinal.

La propiedad sedante del anís es además utilizada para combatir la acidez, la gastritis o diversos problemas estomacales que provienen de alteraciones nerviosas. También ayuda a realizar la digestión con mayor rapidez, lo que tiene como consecuencia una disminución de los dolores abdominales generales.