La suerte del chofer de PPK

0
1160

Recibió nada menos que US$ 602,551 del presidente

Incongruencias en información palaciega hacen dudar de versión oficial.

Chofer con suerte. José Luis Bernaola Ñufflo se hizo conocido en los últimos días luego que un informe de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) revelara que el presidente Pedro Pablo Kuczynski le depositó nada menos que US$ 602,551, de 2005 a 2016, monto que muchos profesionales de alto nivel no perciben como ingresos comúnmente.

Pero, ¿quién es Bernaola Ñufflo? Se trata del chofer personal de PPK, quien trabaja con él desde que el hoy jefe de estado se desempeñaba como premier de Alejandro Toledo, y desde ahí la relación ha sido muy cercana. Incluso este no solo maneja su vehículo, sino también hace las compras de Kuczynski y su familia.

‘Pepe Luchín’, como lo llaman cariñosamente PPK y su esposa, Nancy Lange, tiene toda la confianza de Kuczynski, y por ello que cuando regresa a Palacio en 2016 –esta vez como dignatario– no duda en hacer una convocatoria que le permitió a Bernaola ser el conductor oficial de la Presidencia.

Según Hildebrandt en sus trece, en octubre de 2016, ‘Pepe Luchín’ ganó con amplio margen el concurso público frente a otros 21 aspirantes a este cargo, que para ese entonces representaba un sueldo mensual de S/ 4,500.

A fines de ese mismo año, el contrato del chofer de PPK se terminaba, por lo que fue necesario lanzar una nueva convocatoria. Sin mayor sorpresa, Bernaola nuevamente se hizo con el puesto, el cual esta vez representaba un pago mensual de S/ 6,000, 1,500 más de los que comenzó ganando dos meses antes.

Pero la suerte del chofer del Presidente fue más allá, y en noviembre de 2017 se lanzó una nueva convocatoria, esta vez con una nada despreciable sueldo de S/ 7,000 mensuales. Claro, los requisitos fueron más elevados, con diez años de experiencia, justo el perfil con el que contaba José Luis Bernaola Ñufflo.

ALGO NO CUAJA

Ni bien se supo del depósito de Kuczynski a su chofer, por US$ 602,551, los representantes del Ejecutivo se movieron por diversos medios a tratar de calmar las aguas. El primero de ellos fue Gilbert Violeta, legislador oficialista al que también se le entregó US$ 89 mil, por asesoría legal, pero ese es otro cantar.

El mismo jueves 15 de marzo, cuando la información ya circulaba en las redes sociales, Violeta López indicó que el fondo que le depositó el actual jefe del Estado a su chofer corresponde a 11 años de trabajo. “Es un monto acumulado que, en promedio, es US$ 4,500 mensuales”, dijo en la sede del Legislativo.

“Se señala que el chofer del Presidente habría recibido 602 mil dólares a lo largo de 11 años. Ese monto es un monto acumulado que, en promedio es de 4,500 dólares mensuales. Porque, como ustedes imaginaran, el presidente Kuczynski no es la persona que va a pagar la luz, el agua o el teléfono, sino una persona que delega en su asistente y chofer para que se haga cargo de los servicios de su casa”, argumentó ante la prensa.

Pero el oficialista no contaba con que su versión se caería por dos comunicados de Palacio de Gobierno. El mismo jueves 15, la Presidencia aclaró que los pagos a Bernaola “han sido realizados en un periodo de 11 años, desde enero de 2005 hasta abril de 2016. Estos depósitos fueron transferidos a dos cuentas bancarias diferentes”.

“La primera cuenta atañe a transferencias correspondientes a los pagos de las remuneraciones y horas extras del señor Bernaola; y la segunda comprende pagos de diversos servicios entre los que se encuentran: gasolina, medicinas, mantenimiento de los autos y servicios, entre otros gastos, que realizaba el señor Bernaola en nombre del señor Pedro Pablo Kuczynski”, agregó Palacio.

¿Y LOS US$ 4,500?

Pero lo más extraño vino un día después. Otro comunicado de Palacio dejó sin piso la versión original de Gilbert Violeta, referida al sueldo de US$ 4,500 del que habló el legislador a favor del chofer de PPK.

“La cuenta N° 19312774897034 del BCP en soles en la que se registra una transferencia en ese periodo por US$ 457,789, se trata de un importe que corresponde a las transferencias mensuales que se realizaban a dicho señor (en un promedio de cinco depósitos al mes) para gastos propios de la administración de la vivienda del Presidente como ferretería, arreglos de flores, gastos médicos extraordinarios y gastos propios de casa, entre otros”.

“La segunda cuenta N° 19415108059064 cuyo importe es de US$ 144,762 en el lapso también de once años corresponde al sueldo que se le pagó al señor Bernaola, lo que equivale a un ingreso mensual de US$ 1.000”, acotó el comunicado palaciego.

No cabe duda que el Presidente tiene todo el derecho a tener gente de confianza en su entorno, y que puede pagarle lo que quiera, aunque sería bueno que lo haga con dinero suyo y no el de todos los peruanos.

“Es mentira”

“¡Eso es mentira! [La transferencia de dinero] Mi chofer ha trabajado conmigo hace veinte años y yo le he pagado un sueldo cada mes. Es una locura. Es una fabricación [lo que dice la UIF]”, dijo el último domingo el jefe de Estado en una entrevista ofrecida al diario Trome.