Regula tu digestión comiendo chirimoya

0
1525

Gracias al bajo contenido de la chirimoya en grasas y su alto contenido de fibra ayudan a eliminar el colesterol malo (LDL) y, al mismo tiempo, absorbe los ácidos biliares. Esto es muy útil en personas que sufren de trastornos en la vesícula biliar. A su vez, es un excelente laxante natural, ya que la fibra también regula el tránsito intestinal y la flora bacteriana.

Chirimoya

Como se sabe, la chirimoya es una fruta con forma de corazón, originaria de los Andes peruanos. Su pulpa es dulce, contiene semillas, está cubierta de una piel verde y se cultiva en temporada de otoño e invierno, al igual que las naranjas y la toronja. Y lo más importante, comer chirimoya es muy sano.

Es una fruta rica en vitaminas (A, del complejo B y C), además de minerales (potasio, calcio, magnesio, hierro y zinc).

Partes que se utilizan de la chirimoya y sus beneficios

No solo se puede utilizar la carne de la chirimoya, otras partes de la fruta ofrecen también propiedades interesantes, como la cáscara que al cocinarla funciona como tratamiento casero para la colitis crónica; las semillas que se usan como tratamiento para la caspa e incluso como antiemético. En tanto, la infusión de su raíz sirve como un fuerte purgante. Las hojas que son utilizadas en forma de té, ayudan a calmar los espasmos y calambres. También es un remedio casero para la anemia, colitis y desnutrición. La fruta madura se puede comer en trozos o prepararla en puré. Además, contribuye al tratamiento de la desnutrición, anemia y debilidad.

La chirimoya es un fruto increíble que ha sido utilizado desde la antigüedad con fines terapéuticos. Un alimento excelente para deportistas por su acción en el funcionamiento del sistema muscular y por mejorar la absorción de nutrientes.

Digestión

Es el proceso de transformación de los alimentos, previamente ingeridos, en sustancias más sencillas para ser absorbidos. La digestión ocurre tanto en los organismos pluricelulares como en las células.

El sistema o aparato digestivo es muy importante en la digestión ya que los organismos heterótrofos dependen de fuentes externas de materias primas y energía para crecimiento, y funcionamiento.