“La crianza consciente de nuestros hijos generará mejores líderes para el país”

0
1036

Afirma Ítala Ureta presidente de la Asociación Civil Mujer Asertiva

“Cuando los padres seamos conscientes de nuestro verdadero rol en la formación de nuestros hijos, es decir, que no sólo somos proveedores de dinero y comodidades, sino que somos los responsables de suministrarles las necesidades psicológicas que forman su autoestima y sus valores, podremos soñar con un país menos violento, más honesto, más solidario, más justo y con esperanza de un mejor futuro”, así lo afirma Ítala Ureta presidente de la Asociación Civil Mujer Asertiva dedicada al fortalecimiento de la familia peruana.

Los últimos acontecimientos sucedidos en nuestro país, prosigue, en el que se vio a nuestros líderes de la clase política inmersos en actos de corrupción, a empresarios que corrompen autoridades y acciones de violencia en todos los ámbitos de nuestra sociedad, nos demuestran que en nuestro país se está viviendo una verdadera crisis de valores, que hace que los peruanos aceptemos la corrupción y los antivalores como algo positivo y digno de imitar.

“Lo grabe de todo esto, es que lo estamos promoviendo desde nuestros hogares, cuando enseñamos a mentir a nuestros hijos, hacer trampa en los juegos, ser codiciosos, cuando no reconocemos sus valores, cuando le negamos sus derechos, cuando abusamos de nuestra autoridad ejerciendo la violencia, verbal, psicológica, física y cuando los rechazamos o abandonamos, les generamos una autoestima negativa y una baja o nula inteligencia emocional que lo perjudicarán en el futuro”, apuntó Ureta.

En tal sentido, dijo, urge trabajar de forma conjunta entre las autoridades de gobierno, empresas privadas y las organizaciones civiles, para promover el fortalecimiento de las familias, en el prime el amor y la unión, así como los valores, el respeto, las buenas costumbres y prácticas. “Es importante capacitar a los padres y niños sobre, autoestima, inteligencia emocional, inteligencia social, comunicación asertiva, empatía, entre otros, para disminuir la crisis de valores que hoy vivimos.

“Es claro que todos los problemas sociales que tenemos hoy; como la falta de valores, corrupción, deshonestidad, violencia, entre otros, son el resultado de lo que vivimos o aprendemos en nuestras familias. Es en casa donde enseñamos a nuestros hijos a ser buenos, mejores, a superar los temores, ser empáticos, solidarios y que son de gran valor. Les enseñamos, a amar, a respetar, a perdonar, a equivocarse y levantarse ante una caída, etc.”

Hay muchos estudios realizados para conocer las razones de determinadas conductas humanas, que demuestran que toda la información o enseñanza recibida en nuestra primera infancia (1-6 años) o en la segunda (6-12) son los que determinarán nuestra conducta en nuestra vida adulta. Es decir, que si de pequeño te enseñaron a ser deshonesto, poco solidario, violento, de adulto0 será “normal” hacer trampa, ser corrupto, recibir o dar una coima o golpear a tus hijos, esposo o esposa.

“El trabajo de nuestras autoridades en su conjunto, debe contener una política real y sostenida para el fortalecimiento de la familia y de los niños en su primera infancia y promover charlas en, coordinación con la sociedad civil, para mejorar la conducta de la población a través de las escuelas para padres y promover programas educativos que ayuden a los estudiantes a tener inteligencia emocional, social, una buena autoestima y amor hacia el prójimo”, apuntó Itala Ureta.

En el Reino Unido, prosiguió, ya existen programas de esta naturaleza que tiene como finalidad mejorar el nivel de autoestima en los niños, enseñándoles a tener inteligencia emocional, amor hacia el prójimo, además del amor a la naturaleza y el cuidado del medio ambiente que les permitirá vivir en una sociedad mejor, menos violenta y más solidaria. “Por ello creo que este tipo de programas debemos imitarlo para tener una mejor sociedad”, finalizó.