“Perú está perdiendo la guerra contra las drogas y en camino de convertirse en narcoestado”

0
1077

Congresista y general Miyashiro alerta que nuestro país ya es primer productor de cocaína en la región:

 

“Hay cuatro pilares o políticas para combatir las drogas que DEVIDA, SUNAT y las FUERZAS ARMADAS no utilizan como es debido”, dice

El congresista Marco Miyashiro (FP) alertó que nuestro país ha pasado a ser el primer productor de clorhidrato de cocaína, está perdiendo la guerra contra el narcotráfico y en camino de convertirse en un narcoestado, donde varias instituciones del Ejecutivo tienen gran parte de responsabilidad, entre ellas DEVIDA, SUNAT y las Fuerzas Armadas.

Argumentó que en su opinión, existen 4 pilares para la lucha contra el tráfico ilícito de drogas que lamentablemente no se están utilizando como es debido. La primera dijo, es la erradicación, una acción que se resume en: “Sin coca no hay droga” y que lo que hacen DEVIDA y los distintos programas de sustitución de cultivos es erradicar coca y sembrar otros productos.

Estadísticas irreales

Seguidamente, advirtió que las estadísticas de DEVIDA de erradicación y de plantaciones coca nunca coinciden con los de la Agencia Nacional de Seguridad de los Estados Unidos, que utilizan satélites para monitorear las zonas cocaleras. No se puede estar engañando a la población con esas cifras. Hoy somos el primer país productor de clorhidrato de cocaína, reiteró.

Y esto, añadió, también tiene que ver con la situación del narcotráfico en la región, que está ligado al accionar del Foro de Sao Paulo nacido por iniciativa del comunismo cubano y ahora integrado por narcotraficantes y falsos guerrilleros”.

Por ejemplo, dijo, en nuestras fronteras con Brasil, la policía federativa no tiene la colaboración de su gobierno. En Colombia pasa algo similar. A nuestro territorio fronterizo, por los ríos Putumayo y Napo, están ingresando los paramilitares de las FARC, no los guerrilleros sino los narcos, para llevarse la coca que se siembra en suelo peruano.

“Esto es consecuencia, por un lado, de que los colombianos han logrado que la coca pueda ser sembrada y produzca alcaloides, entre los 300 y 800  metros sobre el nivel del mar, cuando lo normal es que sea por sobre los 1,500 metros, y por el otro, en la zona del VRAEM no se ha podido erradicar el terrorismo pese a que las Fuerzas Armadas llevan casi 20 años instaladas en la zona”, indicó.

Miyashiro concluye en esta parte de su análisis, en que estamos en camino a convertirnos en un narcoestado si es que no se toma la decisión política de combatir el TID con firmeza y sin tregua.

Gravísimo error

Respecto, al segundo pilar de  tener control real y eficiente de los insumos químicos que se usan para fabricar las drogas, Miyashiro manifestó que este se resume en: “sin insumos no hay droga”

El parlamentario explicó que en el gobierno de Humala se cometió el gravísimo error de asignar todo el control de los insumos químicos que se utilizan para elaborar la droga, a la SUNAT, una entidad que es muy eficiente en el área administrativa para el cobro de los impuestos, pero que en el área operativa no lo es.

Señaló  que cuando la SUNAT realiza el operativo y encuentra esos insumos químicos, denuncia a los transportistas por comercio de mercadería ilegal, en vez de hacerlo por tráfico ilícito de drogas. “La SUNAT no tiene la capacidad operativa para controlar esos insumos, pese a que su aparato burocrático ha crecido con más personal, pero sus resultados siguen siendo pésimos”, dice.

Resultados pobres

Para Miyashiro, el tercer pilar de esta lucha es la interdicción, es decir, la actividad de inteligencia para capturar a los narcotraficantes y sus cómplices, sean estos productores, transportistas o exportadores, pero: “los resultados son sumamente pobres porque las estadísticas revelan que de cada 10 hojas de coca, sólo se interviene una, y las otras 9 van para el tráfico”.

“Lo que no sucede en Colombia,  donde pese a las críticas de que sus avionetas usan insecticidas para matar las plantaciones de coca, se está incautando entre el 60 y 70 por ciento de droga, y de esta manera están bajando ese delito”, asiente.

En el Congreso, añadió, me consta la lucha de mi colega el congresista y almirante de la Armada Peruana, Carlos Tubino, para que se ejecute la interdicción aérea, una acción que las Fuerzas Armadas no quieren aceptar, y menos aún en estado de emergencia para que intervengan en casos de TID y pongan en manos de las autoridades competentes a los narcotraficantes.

Miyashiro denunció que existe una resistencia total para tomar estas acciones, pese a que en la zona del VRAEM no se ha erradicado una sola hoja de coca. “Solo una vez hicieron un operativo, pero solo fue para las fotos”, agregó.

También, dijo, que la vía marítima para exportar la droga del Perú ha tenido un desarrollo muy grande en los últimos años, y es la culpable del incremento de la inseguridad ciudadana en el Callao, donde las pandillas se disputan por controlar el primer puerto del país.