Maquinarias electorales

0
622
Francisco Diez Canseco
Francisco Diez Canseco

Por Francisco Diez-Canseco Távara 

El proyecto de ley presentado por Mauricio Mulder para que los candidatos al Congreso o a la Presidencia tengan por lo menos 3 años de militancia en un partido político está en la línea de los desprestigiados  partidos tradicionales cada día más huérfanos de respaldo popular y atentos a efectuar cualquier maniobra que les permita preservar su presencia electoral.

Pero también ha servido para que la caviarada que acompaña a Julio Guzmán y los rojos que integran el grupo de Verónika Mendoza se rasguen las vestiduras denunciando que, si se aprueba este proyecto de ley, sus respectivos candidatos no podrán participar en los comicios del 2021 porque sus agrupaciones aún no están inscritas en el Jurado Nacional de Elecciones.

Lo de Mulder es claramente un despropósito antidemocrático concordante con la también antidemocrática norma que establece la difícil valla de cerca de 800 mil firmas para el registro en el JNE de una agrupación política y que viene siendo cuestionada, y con razón, por quienes, como los hoy partidarios de “la Vero”, no lo hicieron antes porque no afectaba sus intereses.

Guzmán anunció hace algunos días que ha presentado un millón y medio de firmas para inscribir el Partido Morado. Sería interesante saber quién banca esta continuación de su aventura política, ya que se calcula que el costo por firma es del orden de 3 dólares, con lo cual ya habría invertido cerca de 4 millones y medio de dólares y, según declaró durante la campaña anterior, lo mantiene su esposa.

Por su lado, Alberto Quintanilla, vocero de Nuevo Perú, ha dicho claramente que tienen serias dificultades para conseguir las firmas y plantea la reducción de esa valla.

Como podemos apreciar, cada uno patea su propia pelota en su propia cancha en el escenario devastado de un país como el nuestro, que está sin duda, harto de tanta maniobra y politiquería porque los partidos tradicionales y los nuevos grupos como los de Guzmán y Mendoza son meras maquinarias electorales al servicio de sus propios intereses.

(*) Presidente de Perú Naciòn

      Presidente del Consejo por la Paz