“Un empleo, así sea de sueldo mínimo, es mejor que cualquier programa social”

0
1515

Ismael Benavides Ferreyros, exministro de Economía:

 Exmiembro del equipo de Alan García cuestiona la política asistencialista del Gobierno de Ollanta Humala y llama a generar más empleo a través de las inversiones. 

REYNA CÁRDENAS A.

-El último informe del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) ha puesto en evidencia el aumento de la pobreza en el Perú luego de muchos años, y otros factores más que han encendido las alarmas. ¿Qué le parecen estas cifras?

Son realmente preocupantes, porque lo que demuestran es que las políticas que se han seguido en los últimos años han sido totalmente erradas y han llevado a la caída del crecimiento de la economía, a la reducción del empleo, a la reducción del ingreso per cápita de los peruanos y, obviamente, cuando la economía crece a niveles tan bajos que no pueden satisfacer la demanda de empleo de los jóvenes que salen al mercado laboral, esto se va a acumulando, y evidentemente la pobreza empieza a subir, como ha ocurrido.

 

-La falta de empleo es otro indicador muy preocupante…

Y es clave, son más de 300 mil jóvenes que salen al mercado laboral todos los años y que no consiguen trabajo. Entonces esa gente va a la economía informal, empieza a ejercer actividades poco rentadas o de poco valor, como puede ser la de ambulantes, entre otras, y eso lo que hace es aumentar la pobreza. Entonces, la preocupación del gobierno, especialmente del Gobierno de [Ollanta] Humala, de tratar de implementar un modelo económico más estatista sin promover la inversión –que es el principal generador del empleo– y sustituirlo por programas sociales de poco dinero para la gente, evidentemente en lo que redundan es en la pobreza. Creo que lo que el Gobierno tiene que hacer para empezar a dinamizar la economía es fomentar la inversión privada y, por supuesto, añadir inversión pública.

 

-El Gobierno de Humala siempre se jactó de la creación de los programas sociales como un medio para vencer la pobreza. Entonces, para usted, se habría dado el efecto contrario.

Evidentemente, y la muestra de ello es el aumento de la pobreza. Yo sí creo que pueden funcionar algunos programas sociales muy focalizados, especialmente en niños y poblaciones vulnerables, porque la anemia infantil está creciendo, lo cual es trágico para nuestro país. Lo que deben ser los programas sociales es una especie de ayuda para gente que no tiene otra opción, pero la gran ayuda que puede darles el Estado es fomentar la creación de empleo. Un empleo, así sea de sueldo mínimo, que esta en 930 soles, es mejor que cualquier programa social que reparte 100 soles, no tiene punto de comparación. Ahora, mucho le ha echado la culpa el Gobierno de Humala al entorno económico internacional, a otras situaciones externas, pero la economía mundial siguió creciendo. China y nuestros principales socios comerciales siguieron creciendo, y nosotros caímos. La respuesta a esto es la caída de la inversión.

 

-Cuando el expresidente Alan García mencionó en redes sociales que su gobierno logró cifras positivas en cuanto a reducción de la pobreza, le “pinchaban el globo” diciéndole que el contexto internacional era favorable, que el precio de los metales era alto, que la había tenido fácil. ¿Qué tendría que responder a eso?

Mira, en cuanto a los precios de los metales, el monto máximo de los metales fue en el año 2013, ya en el Gobierno de Humala. Por otro lado, el Gobierno de García tuvo que hacer frente a la crisis del año 2008-2009, acuérdese que ahí sí hubo una crisis mundial, que quebraron bancos, la burbuja inmobiliaria, y con eso pues la economía mundial cayó violentamente, llegó a 2.1 de crecimiento en el 2009. Pero nos ayudó el hecho de tener políticas abiertas a la inversión, el crecimiento de sectores nuevos como el sector agroexportador, y la inversión después en nuevos proyectos mineros que salieron durante el gobierno de Humala. Hay varios proyectos en la época de García que se concluyeron en la época de Humala: Las Bambas, Antapaccay, Constanza; y ni siquiera por eso pudo la economía crecer. Y lo que estamos viendo hoy no es problema de un año, esto es lo que se llama en la economía tendencias, y la tendencia evidentemente viene a partir del año 2012, en que la economía empieza a decrecer y llega a 2.5 % en la época de Humala. Ni qué decir de [Pedro Pablo] Kuczynski, que tampoco tuvo la capacidad de fomentar la inversión.

 

-Y en el caso de Kuczynski, ¿usted cree que el Niño Costero haya tenido algo que ver, o no impactó?

No impactó tanto. A mí me tocó vivirlo cuando fui viceministro de Hacienda en el año 83, ahí el déficit presupuestal fue de 13 %, la mayoría generado por el Niño de esa época. Era una economía mucho más pequeña, era mucho más frágil, y en ese momento también nos acompañó una crisis de la deuda internacional. Entonces, el Perú ha pasado por cosas peores, y este Niño, si bien fue dramático en sus escenas, la destrucción y todo lo que vimos ha tenido un impacto mucho menor que el del 83, que el del 98, y la economía ha podido pasar sin que haya tanto daño.

 

-¿Qué le recomendaría al nuevo Gobierno de Martín Vizcarra y a su Gabinete, próximo a pedir el voto de confianza, para empezar a revertir estas cifras tan negativas?

Bueno yo creo que lo primero que han dicho, y que es positivo, es que el país se ha tranquilizado. Después de todos estos escándalos políticos y todos estos problemas con Kuczynski, su relación con las empresas brasileras y qué sé yo, el país se ha tranquilizado, y eso es bueno, porque el frente político tranquilo permite que el Gobierno tome decisiones adecuadas y concertadas. Lo primero que les diría es que tengan un entendimiento claro con el Congreso, para tomar las medidas que se necesitan para relanzar la economía peruana, eso es fundamental. Y lo otro es, en primer lugar, restringir el crecimiento del gasto público, que ha venido desbocado en los últimos años y está generando ese déficit fiscal que puede afectar la estabilidad financiera del país y nuestra imagen internacional. Y segundo, relanzar la inversión privada y la publica. Creo que hace bien el ministro David Tuesta en hacer un shock de inversiones, me hace acordar lo que hizo el ministro Luis Carranza en el Gobierno de Alan García. También lo que tiene que hacer es promover que haya inversión privada, y para eso pues es fundamental que saquen adelante algunos proyectos mineros.

 

-Nos hemos quedado un poco en eso, en el tema de minería…

Sí, así es. Hay proyectos que están listos para andar, como Quellaveco, Tía María, en el norte Michiquillay, y eso realmente te puede dar todo un boom nuevo de inversión que va a terminar en crecimiento en el empleo, el sector construcción se redinamizaría, y las exportaciones por supuesto se verían beneficiadas en el mediano plazo. Y lo otro también es apoyar al sector agrícola, al sector agroexportador, que tiene un impacto muy importante sobre un gran número de peruanos ya que es el sector que emplea más gente. Hay que darles estabilidad en las reglas de juego, darles un horizonte como para que continúen haciéndose las inversiones, extendiendo la ley de promoción agraria y abriendo mercados en el mundo para que continúen exportándose nuestros productos peruanos.

 

-¿Cree que debería eliminarse el Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis)?

Mire, yo creo que los programas sociales, como le dije al principio, hay algunos que bien focalizados y bien acotados pueden funcionar, porque también hay mucha corrupción, muchos beneficiarios que no lo necesitan, pero están recibiendo, todo eso tiene que cambiarse. Un ministerio no necesariamente es el mejor vehículo. Yo me acuerdo que, durante el Gobierno de Alan García, muchas de esas cosas las hacía el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, entonces yo diría que esos son dos ministerios que podrían tranquilamente fusionarse en uno.