Villanueva y retorno del senado

0
1047

Por: John Colonio

En su presentación ante el Congreso para pedir el voto de confianza, el presidente del Consejo de Ministros, César Villanueva, anunció cinco grandes propuestas legislativas en su discurso de investidura. Y francamente, la mayoría de estas iniciativas no son nuevas para el Parlamento, incluso en el retorno al sistema bicameral, ya se cuenta con varios proyectos de reforma constitucional sobre la materia.

Llama la atención que Villanueva, al igual que otros partidos políticos, insistan en resucitar el senado, una reforma que en cada gobierno se busca imponer a rajatabla, a pesar que es rechazada por la opinión pública.

“Una cosa no es justa por el hecho de ser ley. Debe ser ley porque es justa” decía Charles Louis de Secondat, conocido como señor de la Brède o barón de Montesquieu, quien fue un cronista y pensador político francés que vivió en la llamada Ilustración.

Y no deja de tener razón el autor de “El espíritu de las leyes”:  el retorno del sistema bicameral compuesto de una cámara de diputados y senadores no necesariamente mejorará la producción de leyes, ni tampoco permitirá elegir a los mejores representantes al Congreso.

Si se cree que el retorno de la bicameralidad mejorará la calidad de las normas, hay que recodarles que el último senado, 1985 a 1990, aprobó la Ley 24325. (6/11/85), que pide declarar a Puno “Capital del Folclore Peruano”, así como la Ley 25234 (09/06/90), el cual declara el 23 de febrero como “Día del Rotarismo Nacional, por citar algunos ejemplos.

En mi opinión, el retorno del senado generará más gastos y entorpecerá el trabajo en el Legislativo al hacer mucho más difícil la aprobación de las leyes y su puesta en funcionamiento. Según una de las iniciativas presentadas, el mantener cada nuevo despacho congresal significará un gasto de 4 millones 28 mil 90 nuevos soles.

Lo más contradictorio es que Villanueva siendo un parlamentario provinciano proponga una reforma que permitirá que sólo los congresistas limeños sean elegidos senadores. Hay que recordar que en la mayoría de iniciativas presentadas se plantea la elección de senadores por distrito único (Lima) y de diputados por distrito (múltiple).

Lo curioso es que esta reforma constitucional quiso imponerse en el Congreso controlado por el toledato, durante el periodo parlamentario 2001-2006, logrando ser derrotado por una minoría de congresistas provincianos.