Pruebas hunden a Humala y Nadine

0
4925

Su familia participó en presunto lavado de activos, señala fiscalía

Los usaron para comprar casas con plata sucia, señala MP

REDACCIÓN

Las pesquisas del Ministerio Público apuntan a Nadine Heredia como la principal gestora del delito de lavado de activos en el que habría incurrido junto a su esposo, Ollanta Humala.

Así se desprende de parte de las conclusiones fiscales que se aprecian en el auto de incautación de la propiedad ubicada en Calle Castrat Nº 177-183, urbanización Chama, de Santiago de Surco.

Sin embargo, tanto este expediente fiscal como un reporte detallado de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) –al que también tuvo acceso LA RAZÓN– dan cuenta de la manera cómo se gestó este trabajo de encubrimiento del dinero mal habido que llegó a las manos del nacionalista y quiénes participaron de este.

Ilan Paúl Heredia Alarcón es uno de los personajes más nombrados en el documento de la UIF. Hermano de Nadine y en su momento tesorero del Partido Nacionalista, este fue el principal encargado de mover el dinero recibido de Venezuela y Brasil hasta las cuentas de Heredia.

Respecto a Ilan, el reporte de inteligencia recuerda que se trata de una persona sin título profesional ni trabajo conocido, pero aun así hizo depósitos mensuales por US$ 4 mil a la cuenta de su hermana Nadine, desde junio de 2007 a mayo de 2009. ¿De dónde salió la plata?

Otros datos que llaman la atención es que el hermano de la ex primera dama no cuenta con registro alguno de AFP y su cobertura en EsSalud caducó el 31 de agosto de 2006, sin percibir tampoco rentas de cuarta o quinta categoría.

La UIF también hizo un registro en la Sunarp de alguna empresa o negocio de Ilan Heredia Alarcón, pero no halló ninguna, por lo que “no se explica como ha venido realizando depósitos por US$ 68,258 dólares en un año”.

Cabe recordar que la Fiscalía también llegó a la conclusión que el Partido Nacionalista adquirió equipos audiovisuales a través de la ONG Prodín, que era manejada por Ilan Heredia, “pero teniendo detrás a su hermana” la ex primera dama. Esta ONG, según la tesis fiscal, recibía aportes del gobierno de Venezuela, parte del monto materia de la investigación por lavado de activos.

DOÑA ANTONIA

También mucho de ha hablado sobre Antonia Alarcón Cubas viuda de Heredia, como un personaje clave en el proceso de lavado de activos por los que se investiga a su hija, Nadine Heredia, y al expresidente Ollanta Humala.

Según el reporte de la UIF, la madre de la ex primera dama de la Nación adquirió tres propiedades por el monto de 645,000 dólares [cerca de 2 millones de dólares], según consta en los Registros Públicos y Notariales.

Llama mucho la atención los movimientos hechos por Alarcón, pues se trata de una persona que se dedica a la movilidad escolar, es además ama de casa y tiene la condición de viuda, es decir, no cuenta con el apoyo económico de su esposo ya fallecido.

De acuerdo a la investigación fiscal, Antonia Alarcón le abonó US$ 21,750 dólares a su hija Nadine entre los años 2006 y 2009, hecho que es parte de la pesquisa fiscal a la ex pareja presidencial por supuesto lavado de activos.

Entre las operaciones sospechosas halladas en la investigación del Ministerio Público, se halló que –luego del crédito hipotecario que el BCP le aprobó a Nadine Heredia por US$ 160 mil– se hicieron efectivas cuatro cuotas adelantadas a esta entidad bancaria por US$ 47 mil entre octubre de 2007 y junio de 2008.

Además, la UIF comprobó que Nadine Heredia nunca recibió pago alguno por los contratos de trabajo que aseguró haber realizado, y se halló en las cuentas de esta depósitos por US$ 215,000 dólares, hechos por Antonia Alarcón (US$ 21,750); Ilan Heredia (US$ 67,200); María Esther Zúñiga (pariente de esposa de Ilan por US$ 31,300); Lino Bejarano (US$ 44,150) y Victoria Morales (US$ 4,000). Así se movió parte del dinero a ‘limpiar’.

CAMBIO DE VIDA

El reporte de la UIF también refiere que el expresidente Ollanta Humala, hasta marzo de 2007, vivía en la casa de sus suegros de la Calle Castrat 195 en Surco –colindante a la que les fue incautada hace unos días–, pero ese mismo año se mudó, junto a su familia, a la Calle Castrat 177-183, adquirida gracias al crédito hipotecario que obtuvo Nadine Heredia y que pudo pagar, sospechosamente, mucho antes del tiempo estimado.

Como ya se conoce, para acceder a este crédito hipotecario del BCP, Heredia presentó tres contratos “ficticios” de trabajo, pues no tenía en ese momento un empleo estable conocido.

Uno de estos contratos fue el de “Centros Capilares” de Martín Belaunde Lossio por US$ 90,000 en tres años; el de Arturo Belaunde Guzmán, padre del anterior, por US$ 51,840; y de Daily Journal de Venezuela de Julio Augusto López por US$ 4,000 mensuales por un año. A estos se le suman otros supuestos servicios ofrecidos por la ex primera dama, de lo que no queda registro alguno.

Movimientos

La investigación fiscal de este caso por lavado de activos da cuenta de una serie de movimiento de Ilan Heredia y Antonia Alarcón, sin que estos se hayan justificado o aclarado su procedencia.