Israel revela La “Operación Ajedrez” para ataques iraníes

0
1500

En ataque del jueves, destruyeron sistema de defensa que podía haber derribado sus aviones de combate

Luego de los extensos ataques aéreos del jueves contra objetivos iraníes en Siria, el ejército israelí reconoció el viernes que en las últimas semanas ha liderado una campaña de inteligencia y aérea para evitar que Teherán lleve a cabo ataques de venganza por un ataque a la base T-4 en el centro de Siria el mes pasado, que fue ampliamente atribuido a Israel.

El esfuerzo preventivo de las Fuerzas de Defensa de Israel se conoce colectivamente como “Operación Ajedrez”.

Teherán ha prometido venganza en repetidas ocasiones después de que la base T-4 fuera atacada en un ataque aéreo el 9 de abril, matando al menos a siete miembros de la Guardia Revolucionaria iraní, incluido un oficial superior responsable del programa de drones del grupo. (Irán también usó la base T-4 para lanzar un avión no tripulado de ataque que transportaba explosivos a Israel en febrero; el dron fue derribado).

Según las evaluaciones de las FDI, en las últimas semanas, Irán ha intensificado sus esfuerzos para llevar una serie de municiones avanzadas a Siria, en particular sistemas de defensa aérea, con los que el CGRI podría disparar contra los aviones de combate israelíes.

Uno de esos sistemas antiaéreos iraníes, con un alcance de 110 kilómetros (70 millas), fue destruido en los ataques aéreos del jueves.

La decisión de atacar esos sistemas antiaéreos iraníes fue adoptada por las FDI con el conocimiento de que golpearlos probablemente resultaría en muertes iraníes, lo que podría estimular aún más el deseo de Teherán de tomar represalias.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos con sede en Gran Bretaña dijo que al menos 23 combatientes murieron en los ataques israelíes, incluidos 18 extranjeros.

Los esfuerzos de Teherán para traer su propio equipo y llevar a cabo sus propios ataques contra Israel se deriva de la comprensión de que Irán está perdiendo parte de su apoyo en Siria, ya que el dictador Bashar Assad se concentra en conquistar las últimas áreas controladas por los rebeldes en su país, y el grupo terrorista Hezbolá trata de dejar de ser un “títere iraní”, según las evaluaciones de las FDI.