Pobreza y Corrupción

0
1219
Francisco Diez Canseco
Francisco Diez Canseco

Por Francisco Diez-Canseco Távara (*)

No es casualidad que en el 2017, en pleno gobierno del lobby de Pedro Pablo Kuczynski – PPK es una creación de sus publicistas – haya aumentado oficialmente la pobreza un punto en el Perú mientras dicho personaje endeudaba al país en el orden de 40 mil millones de soles, dinero que ni siquiera sirvió para poner en marcha la inexistente Reconstrucción con Cambio, pero que ha generado jugosas comisiones.

Pude constatar el absoluto desinterés de Kuczynski por el pago de la Deuda Social del Estado peruano durante su ejercicio como Ministro de Economía de Toledo durante el cual recibí, en mi calidad de Presidente del Consejo por la Paz, las denuncias de varios ministros de Estado sobre la falta de fondos para cubrir algunas rubros esenciales del Presupuesto de la República como el Sistema Integral de Salud, la seguridad ciudadana, la educación y la administración de justicia.

Curiosamente, el fórum que realizó el Consejo por la Paz, y al cual concurrieron los respectivos titulares de dichos portafolios, fue objeto de un claro bloqueo periodístico por parte de los medios de comunicación adictos a Kuczynski, quien se rumoreaba en esa época que tenía un ejército de periodistas a sueldo.

Durante el régimen de Toledo la pobreza no se redujo un solo punto y la rectificación de cifras que se hizo después tuvo por objeto mejorar su imagen y especialmente la de ciertos organismos que, sin éxito, pusieron fondos para la lucha contra este flagelo en ese período presidencial.

Las cifras que normalmente se ofrecen son las de la pobreza monetaria pero no reflejan el drama de quienes, más allá de esa medida del  nivel de vida, sufren las consecuencias de la pésima cobertura de los servicios del Estado que debe actuar directamente atendiendo a los más necesitados en las áreas que he citado anteriormente.

Hoy como ayer ese es uno de los problemas centrales del Perú que debe ser resuelto con honestidad, eficiencia y rapidez por las actuales autoridades: la ausencia de una política de Estado que por fin aborde el pago de la Deuda Social tantas veces postergado mientras los corruptos se llevan 15 mil millones de soles anuales de todos los peruanos.