MEM impediría a regiones del norte y sur autoabastecerse de energía

0
2295

Lobbies de PPK vinculados a algunas generadoras termoeléctricas seguirían operando en el ministerio

Gran preocupación causó en provincias el anuncio de que el Ministerio de Energía y Minas pretendería cancelar el mecanismo de subasta para las Energías Renovables, porque les quitaría a las regiones del norte, sur y oriente del país la posibilidad de recibir importantes inversiones para la generación de “energía verde”, que mueva la oferta laboral y ayude atraer inversión en plantas industriales.

Este anuncio lo hizo el ratificado vice ministro de Electricidad -antes de Energía-, Raúl García Carpio. Según dijo, las tecnologías eólica y solar han madurado y ahora son competitivas, y que por lo tanto la subasta ya no sería el mejor marco para promoverlas, soslayando que existen otras nuevas tecnologías de renovables que aún no han madurado, o que todavía no ingresan al Perú, poniéndonos en desventaja tecnológica frente a otros países. Estas nuevas plantas de generación eléctrica se construirían en provincias, lo que beneficiaría a otras regiones, pero esto estaría a punto de frustrarse.

Sobre la eólica y solar, sí sería correcto que se generen condiciones para que ingresen al mercado eléctrico sin necesidad de subasta, porque los avances tecnológicos han generado que sus precios bajen considerablemente, hasta en 70%, haciéndolas más baratas incluso que las hidroeléctricas y las que operan con gas natural.

Aunque actualmente el mercado eléctrico está con precios por los suelos porque cuenta con una oferta de electricidad muy por encima de la demanda, esto cambiaría en el año 2021. A partir de entonces se estaría agotando la oferta de energía barata (que solo ha beneficiado a las mineras), y se tendría que empezar a generar electricidad con diésel. Esto encarecería enormemente el costo de la electricidad, beneficiando únicamente a las generadoras termoeléctricas vinculadas con los servicios de asesoría de PPK, que podrían operar a full y subir los precios, con la expectativa de recuperar las ganancias que no están haciendo ahora, por sus propios errores en la planificación del crecimiento de sus plantas.