Pescadores en pie de lucha contra concesiones petroleras en el mar autorizadas por PPK

0
699

Denuncian que están ubicadas en bancos de peces destinado al consumo 

Y EN REFUGIOS DONDE SE APAREAN LAS BALLENAS Y DESOVA LA ANCHOVETA

Los decretos serían ilegales porque concesiones carecen de estudio de impacto ambiental y de la consulta previa de la población

VÍCTOR ALVARADO

El reciente paro laboral de más de 18 mil pescadores artesanales a lo largo del litoral de Tumbes a Tacna, ha notificado al gobierno del presidente Martín Vizcarra, la urgencia de dejar sin efecto los decretos supremos firmados por el expresidente Pedro Pablo Kuczynski-PPK, el mismo día de su renuncia al cargo, por los cuáles entrega en concesión cinco lotes petroleros en el zócalo continental a la transnacional inglesa Tullow Perú Ltd., por ser ilegales, entreguistas, atentatorios de sus fuentes de trabajo y de la fauna marina.

En realidad, el total de lotes concesionados son ocho, los otros tres fueron concesionados meses atrás, entre gallos y medianoche, a favor de la empresa Andarko, de los EEUU.

Marcando una distancia con PPK, que emitió los decretos violando requisitos exigidos por la Ley General de Hidrocarburos, que en este caso no se han cumplido, el presidente Vizcarra, estaría dispuesto a enmendarle la plana a su antecesor, al afirmar el pasado domingo 29 que “se va a revisar (…) dialogando, justificando, vamos a determinar la conveniencia o no (de la suscripción de los contratos). El ministro (Ísmodes, de la cartera de Energía y Minas) ha señalado que se analizará”.

Los cinco lotes concesionados a Tullow Perú Ltd. son las siguientes: Z- 64 (Tumbes), Z-65 (Paita y Sechura), Z-66 (Sechura y Lambayeque), Z-67 (Ancash) y Z-68 (Huarmey) comprende un total de 2 millones 320 mil has.,

Los entregados a Andarko son: Z-61, Z-62 y Z-63, localizadas frente a las costas de La Libertad y totalizan un millón 884 mil 925 has. La suma total concesionada sobrepasa los 4 millones de hectáreas.

En los lugares concesionados se ubican los bancos de peces y algas que los pescadores artesanales extraen para el consumo humano, desovan los peces de la especie anchoveta y se aparean las ballenas.

LA DENUNCIA

Como era de esperarse, los decretos de PPK han desatado la protesta de los organismos internacionales, preocupados por la conservación de las reservas consideradas refugio de especies marinas en peligro de extinción y de los recursos pesqueros que alimentan a las ingentes poblaciones contiguas a los litorales marinos.

Según la denuncia de los pescadores, expuesta por el congresista Manuel Dammert, la firma de los decretos ha sido apresurada a todas luces porque no se ha cumplido con el requisito de la consulta previa con las poblaciones, carecen de un estudio de impacto ambiental, en la que se señalen las prevenciones en caso de ponerse en peligro los bancos pesqueros, y fija como ingreso para el Estado una irrisoria regalía del 5% de la producción del petróleo o gas extraído, en lugar del 20% enunciado en otros proyectos de concesión de concesión en el zócalo.

En el hipotético caso de que se tratara de concesiones petroleras permisibles, que no es el caso y se verificase la existencia de hidrocarburos, las regalías para el Estado serían verdaderamente entreguistas por irrisorias, leoninas y antinacionales y confirmarían una vez más que este tipo de concesiones, vigentes en todas las explotaciones de hidrocarburos en el Perú, aportan ingresos misérrimos al erario e insuficientes para cualquier política orientada a instituir el bienestar y progreso de todos los peruanos.

“REGALÍAS” Y REGALÍAS

Las empresas privadas internacionales hidrocarburíferas en Bolivia pagan regalías al Estado boliviano del orden del 85% (un abismo de distancia en relación al 12% que pagan en el Perú, y del 5% que pagaría Tullow Ltd.) reservándose para ellas solo el 15%.

En el Perú, las concesiones entreguistas legadas por los gobiernos de Toledo, García y Humala, han llegado al extremo del paroxismo.

El Perú es productor de gas, y en virtud de las concesiones entreguistas promovidas por PPK durante el gobierno de Toledo, los peruanos pagan por un balón de gas, cinco veces más de lo que cuesta en Chile, país que no es productor de gas.

El gobierno de Vizcarra también tendría que enmendarle la plana a sus pares que nos legaron este entreguismo y traición a los intereses del Perú