Perú muestra sus huacas al mundo

0
1768
  • En la XVI bienal de arquitectura de Venecia 2018

 

Pabellón peruano denominado “En reserva” reivindica  la identidad y memoria con nuestro pasado milenario

VÍCTOR ALVARADO

Por primera vez en nuestra historia republicana, el Perú muestra con orgullo sus huacas milenarias al mundo en la XVI Bienal de Arquitectura de Venecia 2018, que se realiza desde el sábado 26 de mayo hasta el 25 de noviembre del año en curso, en la ciudad italiana del mismo nombre, en un pabellón denominado “En reserva” que desde la puerta de ingreso resalta los trazados e imágenes del fastuoso pasado precolombino peruano.

La propuesta peruana “En reserva” para representar a Perú en la XVI Bienal de Arquitectura de Venecia, fue elegida en un concurso nacional en el que participaron más de 40 proyectos.

El pabellón peruano pretende resaltar el encuentro de la riqueza milenaria de las huacas con el mundo, en una gesta dimensional nunca antes emprendida como “espacios de identidad, integración y memoria ciudadana, que permanecieron olvidadas por mucho tiempo”, en palabras de  Isabella Falco, directora de Imagen País de Prom-Perú, una de las entidades promotoras.

El Perú es uno de los 63 países de los cinco continentes participantes, con el encargo de mostrar sus mejores logros de arquitectura, entre los cuales el ganador será ungido con el premio “León de Oro”, previéndose otros galardones para los que lo  secunden con muestras igualmente sobresalientes.

“FREESPACE”

El tema principal de la XVI Bienal es “Freespace” definido como “la capacidad de la arquitectura para encontrar generosidad adicional e inesperada en cada proyecto”.

La  XV Bienal del 2016 tuvo como ganador a España, donde destacaron los arquitectos peruanos Sandra Barclay y Jean Pierre Crousse, ganadores de una mención especial por su propuesta “Our Amazon

Ahora Barclay-Crousse compiten con el proyecto Edificio E, una réplica del imponente edificio levantado en el bosque seco del campus central de la Universidad de Piura.

El “Freespace” reúne otros 71 participantes y sus ganadores se harán ganadores a los codiciados premios “León de Oro”, “León de Plata y dos menciones especiales.

PABELLÓN PERUANO

El pabellón peruano  está dotado de una estructur orgánica liderada por el comisario, arquitecto José Orrego y los curadores a Marianella Castro de la Borda, Javier Lizarzaburu Montani y Janet del Carmen Boza. De los tres, a Lizarzaburu se le recuerda por su perfomance de “Recuperemos la memoria de Lima como ciudad milenaria”, para salvar las huacas limeñas.

Junto a ellos ha actuado un equipo formado por Lyda García, del Patronato Cultural del Perú Gabriel Lapouble Barrios y Carlos Toshio Pardo Tanamachi, estudiantes de arquitectura; y  Pauchi Sasaki, talentosa artista musical que ha sonorizado el fondo musical de la muestra.

Gracias a este trabajo, el pabellón tiene al ingresar un gran muro que representa la ciudad de Lima, con 447 orificios conectados, a manera de un tejido con una maqueta con tecnología 3D, haciendo un conjunto representativo de las 447 huacas limeñas sobrevivientes, con apariencia de un quipu, inspirado en la obra del artista plástico peruano, Jorge Eduardo Eielson.

“En reserva” reivindica las huacas de Lima con mucha historia, como la de San Roque de Garagay, Cerro Segundo B o la Chavarri, Pucllana, Chuquitanta o El Paraíso, Palao, Cajamarquilla, Mangomarca y el Santuario Arqueológico de Pachacámac,  entre otras, sobrevivientes de la incuria limeña.

APORTE FOTOGRÁFICO

La comprensión de los propósitos de “En reserva” no sería posible sin el aporte de 11 grandes fotografías de igual número de fotoperiodistas limeños, seleccionados en un concurso con 27 participantes.

Ernesto Jiménez, autor de la foto “Chuquitanta Waka” o “Waka El Paraíso”, localizada en el valle del río Chillón, en San Martín, advierte que hasta hace 30 años habían en Lima más de 929 huacas, de las cuáles han sobrevivido las 447 reconocidas en la muestra de la Bienal.

“Este reivindicación de nuestra identidad sería vana e inútil si no está acompañada de una política cultura que la desarrolle, profundice e institucionalice este esfuerzo y lo convierta en eje de nuestra identidad y personalidad como país¨”, dijo.