Antejuicio y otros

0
871

Por: Fernando Calle Hayen

Acaba de terminar un procedimiento de acusación constitucional contra tres congresistas de la república: Kenji Gerardo Fujimori Higuchi, Guillermo Augusto BocangelWeydert y el más expresivo y notorio –por decir lo menos- Bienvenido RamirezTandazo, por los supestos delitos de cohecho activo y tráfico de influencias. Su  situación pasa en este caso , en lo que se  dice la constitución, que tratándose de resolución acusatoria de contenido penal se deriva a la fiscalía de la nación quien formula denuncia ante la Corte Suprema en elplazo de cinco días y el Vocal Supremo Penal abre la instrucción correspondiente.

Los congresistas – y/o quienes tienen la prerrogativa contemplada en el Art. 99 de la Constitución Política del Estado- ,acusados pueden defenderse por sí mismos y/o con asistencia de Abogado, como el caso del presidente Kuczynski; siendo destacable para mal de la institucionalidad en cuanto a la autonomía del titular de la Acción Penal –fiscalía- que llegada la denuncia, en la práctica la Fiscalía es tratada como una mesa de partes –en este aspecto-. Por cuanto que no puede exceder ni reducir los términos de la acusación del congreso.

Esta situación, engloba indirectamente un manto de protección a la corrupción e impunidad, por cuanto que si el investigado que tiene acreditadas mayores ilicitudes tiene respaldo de bancadas parlamentarias, ante lo insostenible se “hace“ acusar por delitos leves impidiendo de esta forma que el ministerio público pudiera acusarlo y el poder judicial instruirlo por delitos mayores, como se verá esto fue preparado; por eso debe desaparecer la Inmunidad y antejuicio en caso de delitos y solicitud del Fiscal de la Nación y/o presidente del Poder judicial por respeto a la investidura de las altas dignidades contempladas para estos efectos en el Art. 99 de la Constitución Política del Estado. Siempre he creído que el Art. 100 debe desaparecer en esa facultad; así lo pronuncie en un voto cuando tuve el honor de ejercer la magistratura en el Tribunal  Constitucional de nuestro país.

Lo que hemos contemplado todos los peruanos amen de defensas que pierden su mérito y prestigio cuando lo que se imponen son los votos –Dios no quiera- acondicionados. En el caso del presidente Kuczynski recordemos, fue salvado precisamente por los votos de los autodenominados “TheAvengers”;  así como, por la actitud insólita de la llamada izquierda de la Sra. Verónica, como de algunos voluntariosos parlamentarios dícese por la gobernabilidad.

Queda la impresión que las altas dignidades, magistrados y en este caso nuestro congreso, no se dieran cuenta del honor y decencia que exige el ejercer tan altos cargos en nombre de todos los ciudadanos.

Independientemente de los manoseos incompletos a la constitución y búsqueda de al parecer cumplir compromisos e inclusive con dichos diferentes a pocos días antes del proceso, resultó una ignominia que un tema de corrupción agravada y delitos flagrantes no haya tenido la participación inmediata del Fiscal de la Nación y provincial en el caso de los que no gozan de inmunidad ni antejuicio y lo que es peor, en el seno del parlamento se  haya oficializado la búsqueda y canje de votos para una futura mesa directiva sin darse cuenta que lo oprobioso de lo sucedido destroza lo poco que queda de valores y voluntad por nuestras instituciones que por sus actores están generado la ira de la nación.

(*) Facebook: Fernando Calle Hayen. Twitter: @FernandoCalle_H