Debate latinoamericano para solucionar informalidad

0
1042

Expertos alertaron de la inconveniencia de solucionar la informalidad con incremento de la productividad

El consultor en estudios de economía informal del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en el Perú, Alfredo Alvarado, en el marco de la preocupación peruana de enfrentar la informalidad laboral, calificó de propuesta atendible la ponencia del profesor de Economía de la Universidad de California (Berkeley), Pranab Bardhan, de asegurar un subsidio mínimo general para los trabajadores, sean formales o informales e incluso para los que han devenido en desempleados.

Bardhan, uno de los ponentes de la Conferencia Internacional de Economía de la Informalidad, 2018, clausurada a fines de mayo en Bogotá, Colombia, (a la que asistió Alvarado también como expositor en una mesa de trabajo), destacó en su ponencia la urgencia de establecer un ingreso básico universal, con la finalidad de encarar el grado de convulsión social generada por la informalidad, que mas de las veces equivale a marginación y/o desocupación,

A criterio de Bardhan, la creación de un subsidio mínimo para los trabajadores afectados por la informalidad “resolvería el debate del salario mínimo, seguro de desempleo y compensación por tiempo de servicios, cuyo beneficio solo recae en los formales”. Lógicamente, para Bardhan y los expositores que lo secundaron, cualquier subsidio sería incompleto si no se dictan políticas paralelas para dotarles de seguridad social y otros derechos sociales mínimos.

Alerta

Otro expositor meritorio, repasa Alvarado, fue el profesor Francois Bourguignon, director de estudios en la Ecole des Hautes Etudes en Sciences Sociales ( EHESS ) de Paris, quién sustentó que muchas empresas, para resolver la informalidad,  aplican políticas para incrementar la productividad, con el consiguiente agravamiento del problema, pues lo hacen a costa del despido de sus trabajadores.

“Bourguignon advierte, señala Alvarado, que este tipo de propuestas para combatir la informalidad pueden generar desigualdad y configurar finalmente un cuadro de más empresas formales con menos trabajadores formales”.

Siguiendo con el listado de expositores, Alvarado pondera igualmente al profesor Albert Berry profesor emérito de la Universidad de Toronto (Canadá);  quién llamó la atención de muchas políticas de los gobiernos para solucionar la informalidad que no consideran los efectos indirectos que generan sus intervenciones.

“Berry refirió a modo de ejemplo, la propuesta colombiana de implementar salarios mínimos diferenciados en sus provincias del interior para combatir la informalidad, pero sin estudios que indiquen cuál sería su impacto sobre las diferentes actividades productivas, la migración que es cuantiosa en este país, desplazamiento de empresas, congestión de servicios públicos, etc”., repasó.

Una propuesta

Alvarado, en base a su participación en las investigaciones locales del BID sobre la informalidad., expuso el ensayo titulado “Informalidad y segmentación: Evidencia de un modelo de autoselección con barreras a la entrada al empleo formal en el Perú”, donde frente a la discusión sobre qué tanto de la informalidad laboral de las personas es por necesidad  y qué tanto es por voluntad, sustenta que las políticas públicas deben considerar esta disyuntiva; y brinda un marco metodológico innovador para  abordarla.

Respecto a la trascendencia de esta Conferencia de Economía de la Informalidad, refirió que Colombia lidera los estudios para atacar la informalidad de manera integral  en sus diferentes dimensiones: informalidad tributaria asociada a la evasión fiscal; informalidad laboral  asociada a la falta de seguridad social; economías de subsistencia asociadas a actividades agrícolas, trabajo independiente o microempresas de baja productividad, entre otros.

Caso peruano

Para Alvarado sería encomiable replicar en el Perú la iniciativa colombiana de la Conferencia de Economía de la Informalidad 2018,  para entender y abordar el problema de la informalidad de manera multidimensional.

“En el Perú, hay esfuerzos pequeños, aislados, desarticulados y equivocados, para combatir la informalidad y se trataría, siguiendo la experiencia colombiana de abordar el problema de la informalidad de manera académica, integral con acciones de políticas concretas precedidas de investigaciones que en este momento no hay en el Perú”, concluyó.