Colombia, pasada la “Petro-fobia”

0
563

Alter B. Himelfarb W. – Miembro A.I.ELC.

Terminado el proceso electoral en Colombia, Iván Ramiro Duque fue el presidente elegido por los colombianos.  No obstante, el “incendiario”, ex (?) guerrillero, ex (?) asesino, ex (?) narcotraficante, y ex alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, insiste en que como él obtuvo  un 45% de los votos, él también es en “cierta forma”, el presidente “alterno” de Colombia… Un eufemismo, un circunloquio que en el fondo busca a toda costa desconocer cuál es el sentido de una votación democrática,  al igual que una falta de respeto y de consideración que se le debe hoy en día, a las propias instituciones y al –próximo- primer mandatario.

Se sobreentiende, que quienes hayan votado por Petro, querían que él, les gobernase.  Pero el resultado obtenido en las urnas, cubre  por completo al país y eso es lo que cuenta, a partir de ahora. No hay necesidad de alebrestar al país. No existe un “presidente alterno”.  La mayoría escogió y eso hay que respetarlo.

Pero como había escrito en el Artículo anterior, en éste caso, en Colombia, un 45% de su población, es *irreflexiva*. Lo demuestra ese porcentaje: Esos votantes, no observan, que por causa de los consejos de los “sabios” cubanos, Venezuela ha hecho un proceso *químico*, de convertir un país rico,  en un país lleno de hambre y miseria.  A ese punto iba a llevar Petro al país: Una copia de la desastrosa fórmula venezolana.

Hemos visto, como en Colombia, al término de la votación del pasado domingo Junio 17, el 45% del pueblo anhela fervientemente, la alternativa de Gustavo Petro: El “paraíso” comunista, que ni siquiera existe hoy en día.

Mientras casi todos los países de corte comunista, principalmente China, Rusia, Vietnam, han abandonado el famoso “Marxismo, Leninismo & Maoísmo”, tanto así que el Partido Comunista está prohibido en la misma Rusia, en Colombia, un sector de la población, repito, *irreflexivo*, sueña con implantar un sistema obsoleto que nunca sirvió para nada, más que para generar la solapada corrupción que se vivía desde entonces.  ¿Implantarla a partir de los narco guerrilleros asesinos de las FARC?

Y ni se diga, hoy en día, que en otros países, como “gran cosa” resurgen los movimientos guerrilleros, hace tiempo mermados y/o eliminados, por lo cual, los gobiernos no deberían permitir de ninguna manera ese “2º Debut”.  *irreflexivamente* muchos jóvenes, siguen pensando que ése es el “camino iluminado” a seguir.

La solución es demasiado simple, aplicar Justicia Social y extirpar la corrupción, aunque lamentablemente, el malestar social que cualquier país pueda tener, es consecuencia de la forma de trabajo irre$pon$able y deshone$ta de nuestros $obornadore$ y $obornado$ dirigente$.

Está visto que los ingresos de cada país, (Impuestos) son suficientes para proveer las necesidades básicas de sus ciudadanos.  Esos ingresos permiten que hasta la educación Universitaria, sea gratuita. Y que los servicios de salud sean subsidiados por el Estado, lamentablemente, la realidad no es así, porque los corruptos destruyen los sueños y anhelos de la población que los eligió.

He ahí el meollo del problema. Si (el Presidente) Duque, quiere hacer un buen gobierno y pasar a la historia como tal, debe comenzar por ahí: Luchar con firmeza contra la corrupción y velar porque se comience a aplicar e irrigar a lo largo y ancho de Colombia, una verdadera Justicia Social. Lo demás, sería el mismo “cuento chino” de siempre.