La tacha como deporte electoral

0
1031

Por Juan Sotomayor

Vencido el plazo de presentación de solicitudes de inscripción de listas para las próximas elecciones regionales y municipales, superado el primer filtro de la verificación de requisitos por parte de los Jurados Electorales Especiales y publicadas las resoluciones de admisión a trámite de las solicitudes de inscripción, corresponde a cada lista de candidatos pasar por el período de tachas. Para ello, cualquier ciudadano tiene un plazo de tres días contados desde la mencionada publicación para tachar las candidaturas que según su entender tienen algún impedimento para postular.

En este período, es ardua la tarea que les espera a los organismos electorales de primera y segunda instancia, debido a la impresionante cantidad de tachas que suelen presentarse y por la premura en que éstas deben resolverse. Ardua también porque tachar a los rivales políticos se ha convertido en un deporte masivo en cada proceso electoral, pues las tachas suelen tener como patrocinadores a agrupaciones políticas que ponen como pantalla a algún ciudadano ajeno a la actividad política.

Muchas tachas se interponen con leguleyadas carentes de sustento, sólo por cálculo político y también para distraer al rival, procurando mantenerlo ocupado en absolver la tacha, recopilar y presentar pruebas a su favor, realizar informes orales y esperar con cierto grado de tensión el resultado de la tacha. Esta distracción se duplica cuando se plantea apelación ante el JNE, teniendo en cuenta además que el plazo para resolver las tachas es hasta 30 días antes de las elecciones, lo cual le pone una gran dosis de incertidumbre y suspenso a la candidatura sometida a tacha.

Hasta el viernes pasado, en Lima ya se habían presentado seis tachas contra diversas agrupaciones políticas. El presidente de este organismo electoral calcula que para la quincena de julio se tendrá la relación de listas aptas para postular, pero ello no incluye el trámite ante el Jurado Nacional de Elecciones en casos de apelación, que seguramente serán la mayoría. La situación es similar en todas las jurisdicciones electorales del país y habrá un cuello de botella en el JNE… Esperemos que en todos los casos, las autoridades electorales resuelvan con justicia y equidad, por el bien del sistema democrático.