Profundizando la amistad peruano-británica

0
493
Ricardo Sanchez Serra

Ricardo Sánchez Serra

Conversando con el presidente de la Cámara Peruano Británica, Enrique Anderson OBE, se resaltaron los objetivos de su institución que es unir a la comunidad británica, como exalumnos y profesores de los colegios, egresados de Oxford o Cambridge, connacionales, scouts y resaltar a los personajes que unen tanto al Perú como a Gran Bretaña.

Prevaleció, por supuesto, la figura del almirante Martín Guise, que vino con el Generalísimo don José de San Martín y fundó la Marina de Guerra del Perú. Para los que pocos conocen de Guise, fue el comandante de la flota peruana en el conflicto con la Gran Colombia. Para los olvidadizos “bolivarianos”, Simón Bolívar –sin dejar de reconocer su contribución a la gesta independentista- nos declaró la guerra.

Después de lograr varias victorias, muere en el puente de su fragata en la ría de Guayaquil. Muere como los almirantes Grau y Nelson, nos recuerda Anderson.

Guise muere peruano: recibe la nacionalidad peruana de San Martín y se casa con una peruana y sus herederos existen hasta el día de hoy, como por ejemplo la familia Althaus. Otro descendiente fue Jorge Chávez, héroe de la aviación civil peruana.

Muy importante fue la contribución de la Cámara Peruano Británica para que el Reino Unido de Gran Bretaña reconozca el mismo grado que tenía Guise en el Perú, a tal punto que la propia princesa Ana inauguró la estatua de Guise en San Borja.

Si bien el suscrito es admirador del almirante francés Du PetitThouars, a quien rememoramos como salvador de Lima del incendio de los chilenos en la Guerra del Pacífico, junto a él estuvieron el comodoro italiano Sobrano y el almirante inglés Frederick Sterling, comandantes de la flota extranjera acoderada en el Callao.

Ellos enfrentaron al general Baquedano para evitar la destrucción de Lima y es justo que, sin menoscabar para nada a Du PetitThouars, tanto Sterling como Sobrano, tengan el homenaje que corresponda y asimismo, su monumento. Parques y calles con su nombre, conferencias, para que los peruanos se acuerden siempre de su intervención a favor del Perú.