Presentación del libro “El pisco y su poesía”

0
775

En la Feria Internacional del Libro FIL 2018

La proximidad del Bicentenario del Perú nos llama a la reflexión sobre los más diversos temas que configuran la fisonomía espiritual de la patria. La historia no está hecha solo de efemérides y grandes personajes, no es sólo la sucesión de batallas y actos heroicos. Todo eso es parte de la historia, son los grandes hitos, pero lo que conforma la historia misma es la vida cotidiana, los hechos anónimos que se van acumulando en el devenir del tiempo para conformar y sostener una identidad que, en forma espontánea, va surgiendo de la propia actividad del hombre.

Es esta identidad la que da sentido a una sociedad, es la que permite que sobre una patria común vayan surgiendo los elementos que conforman la nación, en nuestro caso son los elementos que conforman la peruanidad. Esa peruanidad resultado del rico mestizaje cultural del que somos hijos. Ya lo decía Víctor Andrés Belaunde, el Perú es la síntesis viviente de lo mejor de la cultura andina y de lo mejor de la cultura española, es en este sentido que el Pisco engarzaperfectamente con la peruanidad y la fortalece.

La uva que llega con los conquistadores como elemento ineludible para la producción del vino, que habría de convertirse en la sangre del Redentoren el Santo Sacrificio de la Misa, se introdujo tempranamente en los reinos del Perú, se encuentra con los más diversos suelos y climas, desde las alturas inmarcesibles y eternas de los Andes hasta los feraces valles de la costa que interrumpen el pertinazdesierto con su verdor y fértil regodeo.

No se sabe a ciencia cierta donde se inicia este cortejo entre el Perú y las uvas y sus derivados, para Garcilaso se inicia en el Cuzco, sin embargo todo hace pensar hoy en día que es más probable que la costa haya sido el primer escenario vitivinícola del Perú. Lo cierto es que ya son más de cuatrocientos años documentados de historia pisquera en nuestro país y ya nadie duda de la condición de patrimonio cultural inmaterial del pisco.

Es en este contexto que hace treinta años se declaró al pisco patrimonio de la nación por el Instituto Nacional de Cultura y hace un año que el Congreso de la República dio rango de ley a esa declaración.

Es así que ante la proximidad del Bicentenario y dada su condición de patrimonio cultural de la nación, que el Pisco a través de publicaciones como esta, retoma su lugar preponderante como elemento fundamental para la comprensión del Perú y su identidad.

Es en este sentido que este libro cumple un papel fundamental. Se trata de una publicación que abarca todas las visiones sobre el pisco, desde aspectos técnicos y eminentemente vinculados a la producción y destilación de nuestro afamado espirituoso, hasta los más diversos enfoques que van del aspecto histórico al cultural y en este la poesía, la literatura y el arte y su vinculación con el Pisco y la peruanidad.

Estamos pues ante una publicación definitiva, que sólo ha sido posible gracias a la tenacidad y obstinación positiva de Cesibell Sánchez, que ha hecho una labor mucho mayor que la del habitual compilador.