Por el friaje 600 muertos en zonas altoandinas

0
633
Iván Torres La Torre
Iván Torres La Torre

IVÁN TORRES LA TORRE

El Ministerio de Salud confirmó la muerte de 600 peruanos producto del friaje en lo que va de la temporada de heladas que azota las zonas altoandinas de nuestro país, siendo los más perjudicados los niños y los adultos mayores, mientras que en Lima el escándalo son los delitos y la agenda nacional brilla por su ausencia.

Hace dos meses, en nuestras columnas, afirmamos que una vez más nuestros compatriotas sufrirían no solo por las heladas, sino por la indiferencia de los gobernantes de turno, pues la indiferencia e incapacidad de gestión campea en el aparato del Estado. Puno, Huancavelica, Junín, Cusco, sufren por el friaje y nuestros hermanos de estas hermosas zonas del país claman por ayuda, mientras que la indiferencia y soberbia han dejado sordos e insensibles a los “extraordinarios” técnicos del Estado. Alguien se atrevió a decirme que existía un plan. Yo me pregunto ¿Dónde está ese plan contra el friaje?

Son seiscientos peruanos muertos por el frío en pleno siglo XXI ¡Esto es inaudito! ¡Es insólito!, no resiste explicación. Nos preguntamos ¿Cómo un ministro, quien fuese, o como un máximo mandatario de la República puede permitir seiscientos peruanos muertos por frío? Compatriotas, no solo el mundial nos debe unir, no solo la lucha contra la corrupción nos debe indignar, pues existen situaciones en nuestro país que lindan con lo inhumano, como el caso del abandono de los peruanos más pobres en la zona altoandina expuestos a morir por frío.

Seguro que los técnicos del Ministerio de Salud creerán que han cumplido con la patria al informar que han muerto 600 peruanos y estoy convencido que lo único que podrá hacer el gobierno central será enviar frazaditas, algunas vacunas y veterinarios, pero entiendan de una vez por todas que eso no es ningún plan. No sean miopes. El plan es qué política de Estado implemento y que estrategias planifico para que no muera ningún peruano. Pero eso de enviar frazaditas y guantes lo puede hacer cualquier fundación, ONG o la ayuda de muchos peruanos solidarios, pero quien traza la política de Estado es el gobierno central y los ministros responsables.

Los peruanos de Puno, ante el abandono del gobierno central, cruzan la frontera hacia Bolivia para ser atendidos en las postas médicas por problemas respiratorios y pulmonares, mientras que en Lima la vida es una tómbola donde el morbo son los videos, audios y fotos de escándalos y delitos. Señores ministros, señor presidente de la República, señores congresistas, son 600 peruanos muertos por vuestra indiferencia, abandono y soberbia por no mirar a nuestros compatriotas pues solo son vistos en momentos de campaña. Hasta la próxima semana.