La corrupción, la epidemia de América Latina (VII)

0
666

Preguntábamos en nuestro Artículo anterior, ¿Para qué $irven los Partido$ político$? Mirémoslo con reflexión y objetividad: Doscientos años después de la fecha de independencia de nuestros países Latino Americanos, qué se ha logrado?

Desde luego que *algo* se ha logrado,  pero, corresponde ese logro, verdaderamente a lo que supuestamente se habría esperado?  Es decir, corresponden las expectativas a las realidade$?

¿Ha sido superior la realidad a la expectativa? ¿O al contrario?

Para no darle más vueltas al “a$unto”, vemos que –definitivamente-, los resultados son exageradamente inferiores a las expectativas.

Ello significa, que la diferencia entre realidades y expectativas,  es producto de la corrupción de nuestros funcionarios públicos y Cuerpo$ Colegiado$, a lo largo de todo$ é$to$ 200 año$, mal contados.

No debemos dejar de reconocer, que desde luego, pudo haber y hay algunos empleados públicos y miembros de Cuerpos Colegiados honestos.  Pero volvemos a reflexionar y a ser objetivos.  Un funcionario público o miembro del Cuerpo Colegiado, que ni por equivocación pudo darse cuenta, durante 4/5 o 6 años, que duró su Gestión, ¿quién o quienes hacían “chanchullo$”, con la plata del país, del pueblo? Si guardó silencio o se hizo el de las “gafas oscuras”,  ¿podría por ello ser considerado cómplice o encubridor?

En resumen, van por lo menos 200 años que nuestros funcionarios públicos y miembro$ de los Cuerpo$ Colegiado$, nos han $aqueado impunemente.

Y flota nuevamente la pregunta: ¿Y para qué sirvieron los Partidos? Pues en 200 años, de impune $aqueo, para ab$olutamente NADA! Debemos aceptar, que las Directivas de los Partidos X, Y o Z, jamás se percataron de las ratas que había en su Partido (empleados o colegiados)  y del queso que llegaba en abundancia?

No se trata de plantear utopías, pero si todos los Partidos buscan el beneficio del pueblo, cómo es que ese beneficio no se ha logrado?

El único Partido que debería existir, a pesar de la Libertad de Conciencia o de Opinión, que tenemos, porque no se trata de que perdamos nuestra Libertad de Opinión, sino que todos los diferentes Partidos se unan alrededor de Principios Universales.  Me explico: ¿Es que acaso, el Servicio Médico Social que le debe llegar a la población, varía según sea del Partido X? o del Y? o del Z? ¿Y acaso la Educación que consiste en “La acción de desarrollar las facultades físicas, intelectuales y morales”, (Larousse) debe variar de un partido a otro? Y para la construcción de viviendas dignas, -para los más necesitados-, existen normas de Arquitectura, según los Partidos?

¡Pamplinadas! Cada uno con su Libertad de Opinión, pero hay que luchar por una causa común: Desterrar la corrupción de una vez por todas, con drásticas medidas punitivas. Una guerra sin cuartel contra la corrupción.  Luchar por una causa común,  para que el país pueda gozar de servicio públicos de Salud, Educación y Vivienda.

Ya sabemos que existe la corrupción, que los recursos del Estado se los han llevado, se los llevan y,  si no cercenamos, si no cortamos de un tajo ese problema, de una vez, se los seguirán llevando, las ratas, tanto de nuestros Cuerpos Colegiados, como en nuestros Organismos Gubernamentales.

¿Por Dios, qué esperamos?