Trump lanza una ‘guerra en el espacio’ contra Rusia y China

0
378

Vicepresidente anuncia creación de ‘Fuerza espacial’ ante amenaza Rusa y China

Tres días después del 73 aniversario del bombardeo nuclear lanzado por EEUU contra Hiroshima y el mismo día del onomástico de su lanzamiento de otra bomba nuclear sobre Nagasaki, el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, anunció ante el Pentágono la creación de una Fuerza Espacial.

En un discurso muy duro contra las supuestas amenazas de Rusia, China, Corea del Norte e Irán en el espacio, Mike Pence envió al Congreso una iniciativa para crear una sexta rama militar, Fuerza Espacial, con el fin de contener específicamente a Rusia y a China.

Pence explicó que esta nueva Fuerza Espacial se debe a la creciente competencia y a las amenazas de Rusia y China, por lo que EEUU debía asegurar su “dominio” en el espacio como “el nuevo gran capítulo en la historia de las fuerzas armadas, para prepararse para el próximo campo de batalla”.

El presidente Trump celebró el anuncio de Pence con un tuit: “Vamos con todo con la Fuerza Espacial”.

Llamó la atención que Trump no haya hecho el anuncio quizá debido a no desear empeorar su relación personal con Vladímir Putin, a quien, por otro lado, le propinó a su país una nueva oleada de sanciones.

Según Pence, Rusia, China, Corea del Norte e Irán “buscan interrumpir los sistemas espaciales de EEUU y desafiar su supremacía como nunca antes”. Sin aportar prueba alguna, alegó que “han estado trabajando para llevar nuevas armas de guerra al espacio”.

En forma específica, Pence acusó a Rusia de desarrollar láseres en el espacio para interrumpir los sistemas espaciales de EEUU, mientras que China ha exhibido su capacidad para rastrear y destruir satélites con misiles: “ambos, China y Rusia, han conducido actividades altamente sofisticadas en órbita que pueden permitirles maniobrar sus satélites en estrecha cercanía a los de EEUU”.

Los satélites proveen espionaje, comunicaciones y navegación que son fundamentales para la economía y los militares y EEUU se ha vuelto cada vez más dependiente de sus satélites que no son fáciles de proteger como antaño.