“QUIEN ES DUEÑO DEL DINERO”

0
574

Francisco Chirinos Soto.

Es inexplicable que todavía haya quienes nieguen a los trabajadores de ESSALUD la propiedad íntegra, total e indiscutible de los recursos financieros de esa institución, acumulados a lo largo de varios años, institución que casi siempre ha estado manejada, por decir lo menos, de manera deficiente, como que es sucesora del tristemente célebre IPSS (Instituto Peruano de Seguridad Social).

El Congreso de la República acaba de expedir normas que reconocen a los trabajadores y cesantes de ese organismo la propiedad de tales recursos financieros y la obligación de quien los maneja de entregarlos a sus propietarios por derechos laborales legalmente adquiridos. Ahí no hay nada que discutir. Los trabajadores son dueños de su plata y tienen derecho a recibir más de 400 millones de soles, cantidad que según los últimos reajustes se habría elevado a más de 500 millones de soles. Pero ahora resulta  que les quieren retacear o negar ese pago, bajo el pretexto de que tal dinero debe servir para construir cuatro o más hospitales de la seguridad social. Lo dramáticamente cierto es que los 400 o 500 millones de soles no existen. Han desaparecido de las arcas de ESSALUD, ya que desde años atrás sirven como caja chica del gobierno y de entidades públicas.

Era conocido que ya bajo la administración del Presidente Fernando Belaúnde se acudía a préstamos del sistema para financiar la construcción de casas  y departamentos y que tales préstamos no fueron pagados jamás, comportamiento que dio lugar a la virtual quiebra del sistema de seguridad social.

Ahora, en una decisión adoptada por el Congreso Nacional, se dispone que los 400 o 500 millones de soles sean entregados a sus legítimos dueños hasta el último centavo y, sorpresivamente, la Presidenta Ejecutiva de ESSALUD, señora Fiorella Molinelli se permite resistirse al cumplimiento de ese mandato bajo el pretexto de que se trata de recursos para construir hospitales. Ni lo uno ni lo otro, ya que tales recursos no existen y, si existieran, la señora Molinelli se encuentra en la ineludible obligación de entregarlos a sus jubilados, pensionistas y trabajadores.

La necesidad de construir hospitales en el país es evidente y no reclama argumentación alguna para demostrarla. Entonces, pues, lo que se necesita es la plata y ella debe ser aportada  por ESSALUD o por el Estado, pero sin vulnerar los derechos legítimamente adquiridos por los trabajadores y jubilados de la seguridad social.

Mostrando una gran flexibilidad y mejor voluntad para superar las pequeñas diferencias ocurridas entre ambos en el curso de los días recientes, el Presidente de la República, don Martín Vizcarra Cornejo y el Presidente del Congreso de la República, don Daniel Salaverry Villa, acaban de tener una aproximación estrechísima, pues el primero de los nombrados no ha tenido el menor inconveniente en recorrer a pie las cuadras que separan a la Casa de Pizarro del Congreso, para entregar un legajo de proyectos de ley que se consideran especialmente importantes para llevar adelante la transformación jurídica, política y administrativa que el Perú está requiriendo. No han faltado los comentaristas negativos que consideran que el Jefe del Estado ha incurrido en una especie de abdicación de su rango y de sus funciones. Sin embargo, esto no es verdad, porque el señor Vizcarra ha puesto de relieve la necesidad apremiante que tiene el país de resolver algunas cuestiones jurídico-políticas que se hacen necesarias para facilitar la gobernabilidad.

No cabe duda que será el tema de la bicameralidad el que provoque un más encendido debate en la opinión pública y en los medios de comunicación social. Al respecto se propone el retorno a las dos cámaras legislativas sin el incremento de burocracia. Inclusive, político tan experimentado como Antero.