Seguimos confiando en el JNE

0
624

Por Juan Sotomayor

 En las últimas semanas hemos expuesto en estas páginas nuestra confianza en la imparcialidad del Jurado Nacional de Elecciones al momento de resolver tachas y pedidos de exclusión relacionados a las elecciones regionales y municipales del próximo 7 de octubre.

Uno de esos procedimientos pretende tachar las listas del partido político “Vamos Perú” en la región, provincia y distritos del Callao. Se argumenta que la elección interna es nula porque uno de los integrantes de un Comité Provincial no era afiliado al partido y pretende ampararse en lo resuelto por el JNE para el caso del mismo partido en Surquillo (Resolución N° 586-2018-JNE del 9 de julio de 2018), que confirmó la improcedencia de la inscripción de lista de candidatos, porque el Comité Electoral Provincial descentralizado de Lima que realizó la elección interna en Surquillo, estuvo integrado por 3 personas no afiliadas a Vamos Perú.

El argumento es efectista, pero falaz. El caso es totalmente distinto, porque Vamos Perú ha acreditado que el cuestionado integrante del Comité Electoral sí es afiliado y aun en la hipótesis negada que no se valide su afiliación, queda claro que las decisiones de los Comités Electorales son válidas si son aprobadas por mayoría, con el voto de dos de sus integrantes. Criterio que ya ha merecido pronunciamiento a favor del propio JNE, con los mismos magistrados que resolverán los casos del Callao, en relación al partido UPP en Uchumayo, departamento de Arequipa (Resolución N° 0611-2018-JNE).

Un dato adicional, en el caso específico de la tacha a la lista de Vamos Perú que postula al Gobierno Regional del Callao, el 15 de agosto se notificó vía la página web del Jurado, que el tachante debía reintegrar el pago de la tasa electoral respectiva, dándole el plazo máximo de un día. El reintegro se hizo recién el 17 de agosto, es decir dos días después, por lo cual es previsible que el recurso de apelación sea declarado improcedente de plano.

Insisto en mi plena confianza en la imparcialidad, probidad y justicia del Jurado Nacional de Elecciones. Estoy convencido que con los argumentos que nos amparan, primará el derecho constitucional de elegir y ser elegido y será la voluntad popular expresada en las urnas la que decida el futuro del Callao.