El futuro alcalde de Lima

0
382
Iván Torres La Torre
Iván Torres La Torre

IVÁN TORRES LA TORRE

Lima, la gran capital del Perú, histórica ciudad Latinoamericana, tres veces coronada, de ahí su nombre ciudad de los Reyes, primera en recibir la cultura y la moda europea, que vistió de elegancia a sus hermosas mujeres, Lima, la ciudad que ostenta la plaza más hermosa de América del Sur, con el respeto que merecen las demás; Lima, moderna y antigua, costera y serrana por excelencia, con virtudes sociales y culturales sin par ¿qué alcalde merece?

¿Lima merece, acaso, un militar experto en seguridad? ¿Merece un excongresista hoy conductor de programas televisivos sobre seguridad? ¿Merece acaso entusiastas exalcaldes distritales donde poco o nada tenían que hacer? ¿O de pronto, Lima merece un exministro a quien su partido no lo quiere? ¿Merece un pastor evangélico? ¿O de pronto un cura? La gran capital latinoamericana, merece un verdadero conductor político y técnico, pues caso contrario ¿qué diría el histórico alcalde limeño, don Nicolás de Ribera, el lunarejo? Creo que se espantaría de ver las condiciones en las que se encuentra su Lima querida.

Seguro que los grandes ejes de la campaña electoral municipal son los mismos: falta de seguridad ciudadana y caos vehicular, que, para un verdadero alcalde de una gran capital, la solución de estos dos factores no debería representar mayor preocupación, pues se trata simplemente de poner orden con carácter, con técnica, involucrando a los sectores que fundamentalmente pasan por policía nacional y su estrecho correlato con el Ministerio del Interior. Para solucionar tránsito vehicular y seguridad ciudadana, un alcalde trabaja hombro a hombro con la Policía Nacional y el Ministerio de Transportes; en un año, siendo exagerados, debería haber solucionado estos dos grandes factores que tanto preocupan a la población.

Superados estos dos problemas, un auténtico y estadista visionario alcalde de Lima, tendría que abocarse a los grandes planes urbanísticos como crecimiento y desarrollo sostenible, solución del problema de agua para la gran capital, solución de los problemas de los residuos sólidos (basura) que aquejan a Lima, no solo en su recojo pues eso también debería ser muy fácil, sino en su tratamiento (políticas de rellenos sanitarios); además de proyección a nuevos anillos viales y autopistas, promover una Lima verde, entre otras cosas fundamentales de un verdadero alcalde, entre otras cosas.

Pero, lamentablemente, ¿qué venimos escuchando en la campaña? Escuchamos cosas básicas, elementales, tales como comprar más cámaras de seguridad, más serenazgos y policías en las calles, las rondas vecinales y algún audaz candidato propuso formalizar a los nuevos autos que hacen taxi colectivo en el centro de Lima, queriendo definitivamente, ganarse el voto de estos choferes. Exijamos entonces, a los candidatos, verdaderas propuestas de cambio para nuestra gran ciudad, pues caso contrario, solo veremos más policías en las calles y obras públicas con hallazgos de corrupción. Hasta la próxima semana.