Pruebas sepultan a la cúpula de Sendero Luminoso en caso Tarata

0
727

Por: Alberto Huerta 

PJ debe dictar cadena perpetua en su cuenta en las próximas horas

En las próximas semanas debe concluir el juicio contra la cúpula de Sendero Luminoso por el atentado en la calle Tarata, en Miraflores, donde murieron 25 personas. El Ministerio Público solicitó la pena de cadena perpetua para Abimael Guzmán Reynoso y otros doce cabecillas.

Los otros terroristas para quienes se pide la condena máxima son Elena Iparraguirre Revoredo, esposa de Guzmán; Óscar Ramírez Durand; Eleuterio Flores Hala; Osmán Morote Barrionuevo y Margot Liendo Gil.

También para Victoria Cárdenas Huayta, Margi Clavo Peralta, María Pantoja Sánchez, Laura Zambrano Padilla, Florentino Ceron Cardoso, Moisés Limaco Huayascachi y Edmundo Cox Beuzeville.

A todos ellos se les imputa la autoría mediata en el ataque terrorista con coche bomba, ocurrido en junio de 1992, en la céntrica calle del distrito de Miraflores.

Abimael Guzmán se encuentra ya condenado a cadena perpetua por actos terroristas, pena que cumple en la Base Naval del Callao.

En el proceso solo faltan los alegatos de la defensa de los terroristas y se estima que dentro de dos semanas el Poder Judicial dicte sentencia.

El procurador antiterrorista del Ministerio del Interior, Milko Ruiz, señaló que existen pruebas suficientes sobre la responsabilidad de la cúpula senderista, por lo que los jueces deberían dictar la cadena perpetua.

Se debe precisar que dos testigos claves afirmaron en el juicio oral que la cúpula de Sendero Luminoso aprobó la ejecución del atentado.

En la audiencia realizada en la Base Naval del Callao los testigos nombrados con los códigos A1JEEDT-B-005 y A1J055463 declararon ante la Sala Penal Nacional ocultos detrás de un vidrio polarizado y con su voz distorsionada por cuestión de seguridad.

El primero de ellos, quien integró el grupo terrorista entre 1992 y 1994, manifestó que el Comité Central analizaba, aprobaba, dirigía y evaluaba toda acción de gran magnitud.

El segundo testigo que fue miembro del denominado Comité Regional del Huallaga de Sendero Luminoso también reiteró que la cúpula dirigida por Abimael Guzmán estaba al tanto de todas las acciones subversivas y que ninguna de estas se ejecutaba sin su consentimiento.