Aparecen nuevas coimas de Odebrecht

0
1442

Empresario brasileño entregó 480 mil correos electrónicos, 230 mil archivos adjuntos y 70 mil documentos a Procuraduría General de su país

César López

Marcelo Odebrecht, CEO de la constructora transnacional brasileña, entregó nueva documentación sobre presuntas nuevas coimas sobre siete nuevas obras en el Perú, desconocidas hasta el momento.

LA RAZÓN tuvo acceso a la frondosa y nueva información de más de 100 páginas que entregó Marcelo Odebrecht a las autoridades brasileñas, en los que figuran planillas en las que se encuentran proyectos respecto a los cuales aún no ha reconocido el pago de sobornos, hasta la fecha.

Se trata de la central hidroeléctrica Chaglla (Huánuco), Interceptor Norte (Lima y Callao), el proyecto de irrigación Olmos (Lambayeque), la ampliación y mejoramiento del servicio de agua potable en Iquitos (Loreto). Además, figuran el sistema de agua potable de Chimbote (Áncash), la carretera de Carhuaz (Áncash) y la vía Interoceánica Norte (Piura, Lambayeque, Cajamarca, Amazonas, San Martín y Loreto).

Los nombres de estos proyectos y concesiones se encuentran registrados en las planillas “Lancamentos diario de saida” y “Caixa LivrePeru-Dólar”, que Marcelo Odebrecht entregó recientemente la Procuraduría General de Brasil para que puedan corroborar sus declaraciones, así como colaborar con nuevos indicios sobre el caso Lava Jato.

La constructora brasileña confesó ante la Fiscalía de Perú solo haber pagado presuntos sobornos por la Interoceánica Sur (caso Alejandro Toledo y Ositran); el Metro de Lima (Línea 1, tramos 1 y 2); la vía Evitamiento en Cusco y las obras de la Costa Verde – tramo Callao. Así como el financiamiento de las campañas electorales del expresidente Ollanta Humala (3 millones de dólares) y la exalcaldesa Susana Villarán (3 millones de dólares).

En las planillas se consignaron montos como el del 2 de enero de 2006 referido al Interceptor Norte: 271,521 reales (moneda oficial de Brasil); del 4 de octubre de 2007 en relación a la obra “saneamiento Iquitos”: 9,137 reales; y de la concesión irrigación Olmos: 25,000 dólares.

Las sumas registradas en los documentos que tienen la denominación “Caixa LivrePeru-Dólar” corresponden al periodo del 18 de mayo al 20 de diciembre de 2011. En esta relación también aparecen cifras sobre pagos por el Metro de Lima, Interoceánica Sur y la campaña de Humala (este último signado con los códigos “Campaña NAC3” e “Italo-Italiano-Elección Perú”).

A pesar de que la empresa brasileña niega pagos indebidos por otros proyectos, el Ministerio Público y la Contraloría han hallado indicios de presuntas irregularidades en obras como la de la vía Carhuaz y la del Interceptor Norte.

CARHUAZ

Cabe señalar que el fiscal Elmer Chirre Castillo logró descubrir un nuevo caso de corrupción de Odebrecht en el Perú. El primer caso, tal vez el único en toda Latinoamérica, descubierto sin ayuda de los procuradores de Brasil o de los fiscales de Estados Unidos y Suiza.

Acorralada por las evidencias, la constructora brasileña ha debido reconocer que desembolsó dos millones 628 mil dólares al detenido gobernador regional de Áncash, César Álvarez Aguilar, para adjudicarse la construcción de la carretera “Callejón de Huaylas- Chacas-San Luis”, que se ejecutó entre el 22 de diciembre de 2010 y el 12 de setiembre de 2013.

Asimismo, la empresa Odebrecht anunció hace una semana la firma de un acuerdo de venta de la Hidroeléctrica de Chaglla con el consorcio Huallaga Holding Company Limited, que está liderado por el mayor operador de energía hidroeléctrica de China, con sede en Beijing: la estatal China ThreeGorges (CTG), es decir la empresa brasileña venderá la concesión de una obra que figura en documentos entregados por Marcelo Odebrecht sobre la corrupción en caso Lava Jato.

En caso del proyecto de ampliación y mejoramiento del servicio de agua potable en la ciudad de Iquitos, se sabe que se fijó a un costo referencial de 90.2 millones de soles. Sin embargo, el comité de licitación aprobó la oferta que presentó la brasileña Odebrecht de 112 millones de soles. Pero, al final se le terminó pagando a la constructora 121 millones de soles, es decir más de 30 millones más. Estas tres obras figura en la planillas secretas entregadas a la justicia brasileña.