Contacto en Brasil

0
307

John Colonio

Si el presidente Martín Vizcarra creía que le iba a durar su popularidad por pechar al Congreso con su propuesta de no reelección parlamentaria, hoy ya se habrá dado cuenta que de nada sirve pasar a la ofensiva sino tienes armas para aguantar el contrataque.

Las revelaciones de que sostuvo reuniones con la lideresa de Fuerza Popular Keiko Fujimori lo han dejado mal parado, no por los encuentros mismos (los cuales no tienen nada de malo), sino porque los negó y más aún porque en la víspera solicitó la renuncia del fiscal de la Nación, Pedro Chávarry, por negar una reunión con periodistas. Vale decir, el jefe de Estado condenó lo que él hizo. ¿Sacará algo del sombrero el “gurú” de las comunicaciones Maximiliano Aguiar?

Y el panorama se complica aún más, ya que desde Brasil se anuncia la llegada de importante documentación que probaría el pago de sobornos para la concesión de obras durante los gobiernos de Alejandro Toledo, Alan García y Ollanta Humala.

Es que Marcelo Odebrecht, mandamás de la constructora brasileña, ha entregado pruebas a la fiscalía de su país, entidad que trasladará al equipo especial de Lava Jato en el Perú, liderado por el fiscal Rafael Vela, toda la documentación que servirá para probar los hechos de corrupción. Este importante avance tiene un nombre: Pedro Chávarry, sobre quien pesa denuncias y cuestionamientos de un sector de la clase política.

Se habla que la documentación contiene 1,2 mil páginas, en lo que hay 480 mil correos electrónicos que estaban almacenados en su computadora personal, que fue incautada por la Policía Federal de Brasil.

Es decir, la cosa no pinta nada bien para los partidos políticos y líderes involucrados en el escándalo Lava Jato, incluso podría salpicar al mismísimo Pedro Pablo Kuczynski, quien fue ministro de Economía del gobierno Alejandro Toledo donde la fiscalía afirma que se pagó 20 millones de dólares en presuntas coimas.

Por otra parte, la comisión Lava Jato del Congreso alista su informe final, en las que ya se adelantan acusaciones constitucionales contra expresidentes.

Y para agravar la situación, la bancada ppkausa ha pedido la cabeza del Premier César Villanueva en reuniones internas con el jefe de Estado, sólo por haber coordinado las reuniones entre Martín Vizcarra y Keiko Fujimori. ¿Será por eso que el mandatario sostuvo una reunión con PPK y Mercedes Aráoz?

Por lo pronto, se espera una coyuntura difícil en los próximos 15 días, ya que desde la tierra de Pelé vendría las pruebas que pondrán entre rejas a quienes entregaron obras públicas a cambio de coimas.