Exposición “Urbano-Paisaje” de Francisco Pantiagoso

0
789

Del 22 al 29 de setiembre de 2018, en la Galería de Arte del Club Social Miraflores (malecón de la Reserva 535), se realizará la exposición de acuarelas del destacado pintor nacional Francisco Manuel Pantigoso Velloso da Silveira bajo el título “Urbano-Paisaje-Mar”.

Se trata de obras de distinto formato, en las se plasman diversos temas como  las marinas, y los paisajes urbanos europeos y rurales peruanos.

Pantigoso destaca por sus diversas exposiciones en el Perú y en el extranjero, habiendo obtenido Medalla de Oro en acuarela en Rio de Janeiro, Brasil. También ha realizado diversas exposiciones en Lima individuales y colectivas, y se apresta a participar con el Grupo ColorBox en la muestra colectiva en Cusco y Polonia.

El acuarelista proviene de una familia de artistas: sus abuelos paterno y materno han sido consagrados pintores; Manuel Domingo Pantigoso llegó a recibir el Premio Nacional de Pintura. Estudió en el taller que dictaba su abuelo paterno y allí fue descubriendo este arte.
“Existe un prejuicio respecto de la acuarela; se la asocia a la pintura escolar”
El artista nos dice: “Mi proceso de trabajo empieza con una idea, una idea que ha ido macerando días, no es un arte de la improvisación, hay un trabajo mental muy fuerte y de días; uno pinta un sueño, una alegoría inicial, una intuición primera. De allí viene luego el proceso de creación, donde la acuarela tiene como aliada al agua. No hay tiempo para errores. La acuarela es una impronta, es un arte difícil, pues el agua se seca y no hay posibilidad de correcciones. Por eso es ágil, dinámico, determinando expresivas veladuras y zonas de luz, todo enmarcado en la composición que dio la idea primigenia. Yo cuando pinto ya sé cómo ha de quedar aproximadamente el cuadro, hay un derrotero mental que se sigue, pero siempre existe finalmente el elemento sorpresa, pues el cuadro en sus formas y composiciones va derivando a un resultado final que puede conllevar a una inusitada alegoría. Y así es la vida misma: con sorpresas, rutas modificadas, resultados mágicos”.

Sobre su elección por la acuarela, el artista agrega que “existe un prejuicio respecto de la acuarela; se la asocia a la pintura escolar, de niños, a los primeros pasos. Sin embargo, la acuarela es una técnica muy complicada, donde no hay tiempo de pensar mucho, ni de corrección como sí sucede en el óleo; se debe de respetar los espacios reservados de la luz y dominar los accidentes del agua, controlándola. Y pueden resultar obras de gran creatividad y luminosidad, bajo transparencias fabulosas. En la acuarela me siento a gusto para expresarme a través de veladuras y degradés del color”.