Irán está listo para enfrentarse a Estados Unidos

0

Y a sus aliados árabes, asegura su presidente

El presidente Hassan Rouhani dijo el domingo que Irán estaba listo para enfrentarse a Estados Unidos y sus aliados del golfo Pérsico, un día después de que un ataque a un desfile militar matase a 25 personas, incluidos 12 miembros de la Guardia Revolucionaria iraní.

En declaraciones antes de partir de Teherán para asistir a la asamblea general de Naciones Unidas en Nueva York, Rouhani acusó a los estados del golfo Pérsico respaldados por Estados Unidos de brindar apoyo financiero y militar a grupos de etnia árabe contrarios al gobierno en Irán.

“Estados Unidos está actuando como un matón con el resto del mundo … y piensa que puede comportarse basándose en la fuerza bruta”, dijo Rouhani, quien diseñó el acuerdo nuclear iraní de 2015 que marcó el comienzo de un periodo de cauta relajación con Washington antes de rebrotar las tensiones con la decisión del presidente Donald Trump de renunciar al mismo.

“Pero nuestro pueblo resistirá y el gobierno está listo para enfrentarse a Estados Unidos. Vamos a superar esta situación (las sanciones) y Estados Unidos lamentará haber elegido el camino equivocado”.

El Ministerio de Exteriores de Irán convocó el domingo al encargado diplomático de Emiratos Árabes Unidos (EAU) por unos comentarios sobre la matanza en la ciudad de Ahvaz, en el suroeste del país.

La cadena pública PressTV dijo sin dar detalles que esta medida fue la respuesta a los comentarios de un funcionario de los EAU no identificado.

Catar, un estado del Golfo enemistado con Arabia Saudita y los Emiratos, condenó el atentado contra el desfile militar, que causó heridas a al menos 70 personas.

Hombres armados dispararon contra una grada donde funcionarios iraníes estaban presenciando el evento anual que conmemora el comienzo de la guerra que enfrentó a la república islámica con Irak en 1980-88. Imágenes mostraron soldados arrastrándose para evitar ser alcanzados por los disparos, así como a mujeres y niños corriendo por salvar sus vidas.

Se trata de uno de los peores ataques contra la Guardia Revolucionaria Islámica, la espada y escudo de la teocracia chií iraní desde la Revolución Islámica de 1979.