Controversias atinentes a la emancipación

0
360
Pedro Godoy P.
Pedro Godoy P.

Prof. Pedro Godoy  P.

SANTIAGO DE CHILE.- Discrepar de los “lugares comunes”, es decir, disentir de las verdades oficiales no es fácil. Ponerlas en duda, a veces, equivale al suicidio. Selecciono apenas tres. Sin duda hay más, pero se comenta sólo las anotadas. El presente texto se presenta como ponencia en el marco de reunión conmemorativa de la I Junta de Gobierno.

1) GUERRAS DE LA INDEPENDENCIA: Se presentan como un “conflicto internacional”. 20 bisoñas naciones del Nuevo Mundo en pugna con España, nación europea decrépita y opresiva. Sin embargo, ya Andrés Bello adelanta la interpretación, según la cual, estos choques armados son una guerra civil al interior del Imperio fundado por Carlos V y Felipe II.. Hubo españoles fernandinos y otros liberales. Eso explicaría que la colisión fuese entre connacionales. Sostener este enfoque en circunstancias que cada fragmento hispanoamericano se rotula “nacionalidad” obliga a beber cicuta a quienes sostienen que son apenas jirones de la nación cuya integridad tratan de conservar personajes como Bolívar y el mismo O´Higgins. Por otro lado el multitudinario mestizaje es sólo “carne de cañón” en esas conflagraciones. Los aborígenes apenas espectadores de la contienda y, en no pocas oportunidades, tropa de la Corona.

2) OCASO DE LOS MODERADOS: Al menos en Chile se expresa que, en el juntismo -denominado en nuestra historiografía “Patria Vieja”- se advierten tres facciones: “realistas”, “moderados” y “exaltados”. Los primeros son leales a Fernando VII. Intentan un pronunciamiento militar. Al fracasar se les anula. En el I Congreso Nacional (1811) son mayoría los “centristas” conocidos como “moderados”. Adhieren a la Carta de 1812 aspirando a una monarquía constitucional y parlamentaria y bregan por conservar la integración de “las Españas”. Los que impulsan el separatismo, es decir, sacudirse de la tutela de Madrid es el tercer grupo. Aunque minoritario se impone porque recurre a los cuartelazos de la guarnición de Santiago. La encabeza José Miguel Carrera golpista quien continúa la praxis de Julio César y de Bonaparte y precede a Pinochet. Este militar excluye de ese cuerpo legislativo a los diputados moderados. Luego clausura el Congreso.

3) BUSQUEDA DE IDENTIDAD: Para lograrla se echa mano a una sola etnia autóctona. Se omiten los otras colectividades amerindias que habitaron el país..  Los chilenos seríamos retoños de los mapuches la única que resiste a los ibéricos y, por ende, su aporte al mestizaje es mínimo. En el escudo carrerino figura pareja de esos aborígenes y en el Himno Patrio se hace referencia a Arauco que vence “a los hijos del Cid”. Anticipándose está la Logia Lautarina cuyos afiliados se juramentan sobre un volumen de “La Araucana”. Hay 200 años de “araucolatría” ligada al desprestigio a la Madre Patria. La Colonia sería la “barbarie” y el Estado soberano, la “civilización”.. La paradoja es triple: quienes son nietos de conquistadores y encomenderos niegan su condición de españoles indianos, los mestizos ignoran sus raíces y los aborígenes son apenas espectadores o se enrolan como tropa del Rey