La corrupción, la epidemia de América Latina (XIII)

0
364
Alter B. Himelfarb W.
Alter B. Himelfarb W.

ALTER B. HIMELFARB W.

A la fecha, por todos los países latinoamericanos, es conocido el clamor de sus respectivas poblaciones, que a gritos, a votos y a referéndums, pide a los 3 órganos: Ejecutivo (presidente), Legislativo (Cámara/Senado) y Judicial (Cortes), misericordia y cambios en $u$ operacione$.

Pero la miseria humana de las mayorías, en Cámaras y Senados, su egolatría,  les impide ver más allá de sus largas narices (recordemos a Pinocho).

Países que han invertido en recientes escrutinios, para “Consultas Anticorrupción”, éstas, se han vuelto en manos de estos hampones en “trapito de limpiar”.

Alguno de estos países, con votos de por lo menos $12 millones de sus habitantes, ha pedido medidas que mitiguen la generación de corrupción.

Es el caso de Colombia, donde el Congreso de lo$ Honorable$ Repre$entante$, habiendo sometido a votación la propuesta de que los Congre$i$ta$, $enadore$, Diputado$ y Concejale$  limitaran a 3 periodo$ (12 años), su actividad de $ervir a lo$ intere$e$ de la Patria y la Comunidad, resolvieron archivarlo.

Y eso, que aún 3 periodos, es demasiado tiempo, cuando como medida “temporal” de choque, comentábamos que debía reducirse a un periodo.

12 millones de votantes le pidieron a sus subalternos, -los postulantes a quienes aquellos eligieron para servirles-, 7 cambios pero éstos han decidido, hasta ahora, hacer caso omiso de su clamor.  Es decir, no hay poder cívico que les haga “torcer el brazo” y reconocer que el país está podrido y que hay que corregirlo.

De igual manera, otro proyecto dentro de la Consulta Anticorrupción como el de hacer pública su Declaración de Impuestos, bienes y conflictos de intereses, fue po$pue$to.

Una vez más, algunos de e$to$ hampone$, manifiestan con sus actitudes, que no reciben órdenes de nadie, porque ellos no son empleados de nadie. Nadie “los manda”.  Ello$ $e mandan $olo$!

¿Y entonces, que camino le queda al país, a la población?

¿Cómo acabar con la corrupción?

Hay otros países, en donde varios expresidentes están “untado$” hasta la coronilla, como aquél que recibió la “pendejadita” de 20 millones de dólares.  ¡20 MILLONES DE DÓLARES! ¿Cuántas obras sociales podrían haberse realizado para la población con esa suma? Cuántas vidas vieron frustradas sus aspiraciones de Educación, de mejorar su salud o aspirar a una vivienda digna, por culpa de estos granujas que han creído sumamente fácil devorar las arcas del Estado. ¿Cuánto daño le han hecho a su país?

Y por ahí, otro expresidente, que mientras era titular de un Ministerio, “a$e$oraba” a través de una empre$a suya, pirata, a empresas que a su vez estaban litigando con el Estado, a través de su Ministerio. ¿Quién puede “tragarse” el cuento chino, de que son acciones de buena fe?

Si los Gobiernos, no toman medidas ejemplarizantes, como forma básica para que nuestras juventudes aprendan que la corrupción es un crimen de lesa humanidad; si no se les suministra ese ejemplo, de que la criminalidad contra el Estado es severamente castigada, por el daño a sus millones de habitantes, habremos perdido, no solamente la batalla contra este flagelo y contra esta epidemia, sino que habremos dejado nuestra moral y honor, por el piso.