Un CADE oportuno

0
392
Eduardo Farah
Eduardo Farah

EDUARDO FARAH H

En la presente semana vamos a tener la reunión anual del CADE, donde los empresarios intercambian ideas sobre todo de la parte económica, lo que cualquier empresario tiene como virtud es ser práctico y siempre busca el denominador costo-beneficio, nosotros desde nuestro punto de vista vemos el manejo de la ciudad, y la comparamos con otras de Latinoamérica, por ejemplo la ciudad de Lima versus Santiago de Chile, y no hay punto de comparación.

Lima está plagada de huecos en sus calles, con un tráfico insoportable donde los usuarios pierden por lo menos cuatro horas diarias entre ir y venir de sus trabajos. Esto quiere decir que la ciudad de Lima esta manejada por mediocres y la otra ciudad por gente que quiere que sus conciudadanos tengan un mejor modo de vida, quizá a un costo menor que la ciudad de Lima.

Así como explicamos esto, y nos van a contestar con cualquier exceso tonto, mientras algunos le sacan el provecho, el 98% no y son impotentes ante la fuerza económica de estos grupos de poder, pregúntenle al señor Castañeda. Así como esto, los confeccionistas peruanos o los importadores peruanos de plástico, se encuentran con una competencia totalmente desleal.

¿Cómo es posible que más del 80% de la prendas textiles que se importan en nuestro país cuesten menos de S/ 3.39, o sea menos de un dólar y nadie dice nada. ¿Eso es libre mercado? NO, eso se llama contrabando, eso se llama subvaluación. ¿Cómo es posible que las prendas de material de plásticos se importen a la mitad del costo de materia prima? ¿Eso cómo se llama? Contrabando, subvaluación, etc., etc.

¿Cuánta gente trabaja en la industria textil? Más de medio millón de personas directamente, este año salen a la vida laboral 400 mil jóvenes ¿Qué van hacer?  Ojalá se formen muchos más SENATIs y los jóvenes sepan que hay que construir país. Abrimos los periódicos y nos encontramos con puro escándalos, robos o asesinatos, con las justas encontramos que alguien metió un gol. Esperemos que el CADE no se quede en palabras sino que los jóvenes ayuden a los hechos.