El referéndum

0
409

Por John Colonio

Con menos de un año en el poder, en abril de 1999, el entonces presidente de Venezuela Hugo Chávez realizó el referéndum para modificar la Constitución llanera vigente.

Básicamente se realizó dos preguntas a los venezolanos, referidas a la sustitución o No de la Constitución de 1961 por una nueva y la aprobación de las bases del funcionamiento de la Asamblea Nacional Constituyente.

En julio de 2000, ya con una nueva carta magna, el dictador convocó a elecciones generales para “relegitimar todos los poderes”, donde se reeligió. En su momento, el Centro Carter dijo que, debido a la falta de transparencia y la presión política del gobierno chavista, le resultó imposible validar los resultados oficiales.

Después de casi 10 años de gobierno, en el 2009 Chávez propuso un nuevo referéndum con el objetivo de, mediante una enmienda a la constitución, levantar el límite al número de reelecciones presidenciales. Es decir, quería perpetuarse indefinidamente en el poder, cosa que logró gracias a la consulta popular.

Lo demás ya es historia conocida, el chavismo tomó por asalto el poder, violando derechos humanos, libertad de expresión y, sobre todo, empobreció a su pueblo, que hoy, en éxodo masivo, huyen de la dictadura chavistas en manos de Nicolás Maduro, quien sucedió a Chávez, luego que este último falleciera.

Es decir, con el referéndum empezó la dictadura, pobreza y destrucción de instituciones públicas en Venezuela. Curiosamente, en menos de un año en el sillón presidencial, el gobierno de Martín Vizcarra promueve una consulta popular para el 9 de diciembre.

¿Las reformas que impulsa el gobierno, después de obligar al Congreso a aprobarlas con la amenaza de su cierre, derrota la pobreza, genera empleo, mejora la educación y salud?

Las respuestas caen por sí solas, estas reformas no solucionan los problemas centrales que enfrenta el país. Por citar un solo ejemplo, la anemia infantil afecta a un 43% de los niños menores de 36 meses, cifras demás alarmantes.

Ni hablar de la reconstrucción del norte del país, donde familias afectadas por el fenómeno El Niño Costero en el 2017 aún continúan viviendo en la intemperie, y en seguridad ciudadana vamos de mal en peor:  la última edición del Barómetro de las Américas 2017, del Proyecto de Opinión Pública de América Latina (LAPOP), revela que el Perú se ubica en el segundo lugar del ránking de los países con la tasa más alta de víctimas de la delincuencia, superando solo a Venezuela donde hoy se vive una grave crisis social. Cifras de vergüenza.

Si el referéndum no soluciona los problemas urgentes del país, ¿Entonces para qué sirve?, por lo pronto para el aplauso de la platea.