El asilo no es fuga (II)

0
414
Iván Torres La Torre
Iván Torres La Torre

IVÁN TORRES LA TORRE

Así como lo sostuve en columnas anteriores, el asilo nunca fue concebido para facilitar la fuga; y decía que es una institución de carácter político y jurídico que existe en el derecho internacional antes que García Pérez; sin embargo, algunos “opinólogos” poco entendieron el espíritu de mi columna y se pensó, ligeramente como siempre, que se hacía una defensa velada a un expresidente de la República.

Ahora bien, con la negativa del gobierno uruguayo, liderado por su Presidente Tabaré Vásquez, de otorgar asilo político al expresidente García Pérez, en este caso palpable, se confirma y se verifica para la doctrina jurídica del derecho, que el asilo no es fuga, pues la Cancillería y el gobierno uruguayo, luego de evaluar la coyuntura y las circunstancias de la solicitud de asilo, determina, sin mayor exposición de motivos, salvaguardar la institución jurídica del asilo político y evitar que se contamine con el caso García Pérez.

Los elementos de descargo que enviaron las autoridades peruanas al gobierno uruguayo a través de la Cancillería explicaron, claramente, que en el Perú no existe persecución política en el caso García Pérez y que, en el Perú, existe un equilibrio de poderes que garantiza a un gobierno democrático.

Todos estos argumentos, ampliamente fundamentados por nuestra cancillería, fueron contrastados con los argumentos manifestados por el solicitante García Pérez; evaluados y compulsados unos con los otros, llevaron a la decisión negativa para el asilo político.

Históricamente quedará este caso emblemático, en el cual un país latinoamericano negó un asilo político a un expresidente peruano. Se escribirán páginas, se hablará en los medios y se estudiará en las aulas universitarias de derecho, los “opinólogos” seguirán cacareando sin fundamento con su lengua ligera. Sin embargo, los abogados y la historia seremos siempre los llamados a opinar en cuestiones de las ciencias jurídicas, ratificándome una vez más en la frase de mi columna que dice, el asilo no es fuga. Felicito al gobierno uruguayo por procurar y salvaguardar una institución histórica para el derecho, como es el asilo político. Hasta la próxima semana.