¡Cuando contra la impunidad!

0

FERNANDO CALLE HAYEN

Tengo, debo, me nace desear para todos un mejor año, invocando a Dios nos de entendimiento para darnos cuenta que nadie nos va ayudar, sino somos nosotros mismos como nación los que debemos exigir y luchar por salir de esta podredumbre moral, en la que parte de nuestra indiferencia y apatía durante décadas nos ha llevado a esta situación cuasi insostenible para poder garantizar que el futuro de nuestro país, de nuestros hijos, esté garantizado que podrán vivir y realizarse en el Perú que merecen.

Por eso, debemos sacar fortaleza y entender como decía Martí “que los derechos no se mendigan, se cogen, se arrancan; pero cuando existe el sufragio ahí está la revolución”, esta última parte es una interpretación personal de su dicho. Nosotros somos nuestro Perú y solo nosotros podemos mejorarlo.

No olvidemos que parte del movimiento económico que aparentemente podría estar dando algo de tranquilidad  a algunos de nuestros hogares tienen membrete de lavado de activos y narcotráfico, entre otros, hemos pasado de cosechadores del sembrío de la hoja a “importantes emprendedores” exportadores de la cocaína, entre otros productos de esta naturaleza; mafias que salen a luz y se matan en las calles y a decir de muchos, con influencia policial, política y hasta nuestro sistema judicial, que abarca todos los organismos constitucionales “autónomos e independientes”, amén de la corrupción exagerada y sin vergüenza que ha institucionalizado la Impunidad, que reitero es la “gangrena de nuestras instituciones y frágil democracia”

Días aciagos e importantes que venimos viviendo –hace tiempo- desde inicio del presente gobierno y su continuación sucesoria –razones conocidas- importantes y valiosos si medimos que a nuestro conocimiento cuasi congelado que tenemos de esta corrupción, que nos acompaña décadas y consentimos, aflora esperemos un despertar con el caso Odebrecht,que no ha hecho sino confirmar con mayor detalle lo conocido; pero ahí está el detalle como diría el célebre Cantinflas: “que cuidemos que nuevamente no pase nada”

Se ha intervenido el otrora Consejo Nacional de la Magistratura- capítulo IX, art. 150 y siguientes de la Constitución Política del Estado, cuyo nombre sustituto estoy seguro no lo conocen todos los Srs. congresistas– y sus otrora llamados consejeros, quienes han enterrado este organismo constitucional independiente, se encuentran en libertad, sin conocimiento ni reguardo para el estado de sus propiedades; a pesar que, son con ellos casi todos los audios que han indignado tanto a los peruanos y gentes de bien, otros prófugos menos ellos.

Se está por intervenir el Ministerio Público, organismo constitucional autónomo –capítulo X, art. 158 y siguientes de la Constitución Política del Estado-, mañana podría ser el Poder Judicial, todo en la lucha contra la corrupción, pero no  pasa nada. “La Impunidad” es el símbolo de nuestra tragedia republicana y el señor Presidente dice cada momento que nadie lo doblegara en la lucha contra la corrupción.

Sin embargo no escucha, no entiende lo importante que podría ser la “Comisión Internacional contra la Impunidad” de la Naciones Unidas, o que se necesitan hechos concretos contra la impunidad.

Sin duda que la instituciones están integradas por seres humanos y estos las engrandecen o desprestigian y deben ser severamente sancionados –si queremos cambiar- No se trata de uno u otro fiscal, se trata que el pueblo exija y vigile que se sancione a todos lo que lo merecen, ¡ahora y aquí! Tenemos que levantarnos y  acabar con eso de que “con los peruanos se puede hacer cualquier cosa”. No a la Impunidad.