Morán: Policía que salvó su vida al disparar a chofer que lo embistió recibe asistencia legal

0

El suboficial de tercera Christian Gonzáles, agente de Tránsito que salvó su vida al disparar contra un chofer que lo embistió y arrastró con su vehículo en Lince, recibe el apoyo legal correspondiente, como fue anunciado por el presidente de la República, Martín Vizcarra, y el ministro del Interior, Carlos Morán, a los efectivos que hagan uso de su arma de fuego con apego a ley.

“Hemos visto lo que pasó con la intervención realizada por el suboficial Gonzáles, quien se encontraba en inferioridad de condiciones, su vida fue puesta en peligro, y actuó en legítimo uso de la fuerza. Estamos brindándole todo el respaldo legal, para que se pueda articular una defensa correcta, siguiendo la política del gobierno expresada por el presidente Vizcarra”, dijo el ministro Morán quien expresó su respaldo al suboficial.

A este valeroso policía, que prestaba servicio entre las avenidas Paseo Parodi y Javier Prado, se le asignó un abogado de la División de Defensa Legal de la Policía Nacional, para ejercer su tutela, tras el disparo que tuvo que efectuar contra el agresivo chofer, cuya maniobra puso su vida en peligro.

El suboficial Gonzáles fue impactado en el abdomen y piernas por la camioneta de Juan Carlos Juárez Campos, conductor que aceleró el vehículo por varias cuadras con el policía colgado del capot.

El abogado de Defensa Legal de la PNP acompañó en todo momento al efectivo policial, tanto en la comisaría de la jurisdicción, como en el Departamento de Investigación Criminal (Depincri), y en los exámenes de medicina legal, prestándole oportuna asistencia en todas las diligencias.

Los servicios del defensor legal también le serán brindados al suboficial cuando se desarrolle la respectiva investigación en el ámbito fiscal, por el presunto delito contra la administración pública en la modalidad de violencia y resistencia a la autoridad.

Ayacucho

El mismo apoyo legal se está brindando también a los dos policías que, en cumplimiento de su deber, abatieron el pasado 4 de enero a un asaltante armado en Ayacucho.

Los suboficiales Jhony Suárez Díaz y John Flores de la Cruz, fueron citados por el Departamento de Investigación Criminal (Depincri) de Ayacucho, tras la muerte de Crisanto Cusiche Huayllasco (38), abatido por la fuerza policial.

Si bien las investigaciones continúan bajo la dirección del representante del Ministerio Público, Ernesto Arroyo Medina, los dos valientes suboficiales no están desamparados legalmente, pues han recibido desde un inicio todo el apoyo jurídico para su defensa.

Ese respaldo y asistencia fue anunciado en diciembre pasado por el presidente de la República, Martín Vizcarra, en favor de todos los policías que utilicen sus armas de reglamento para cumplir con su deber y dentro del respeto a las normas y los derechos humanos.

El anuncio fue secundado y viene siendo cumplido por el ministro del Interior, Carlos Morán. “El policía que defienda la ley va a ser protegido, así que no debe existir ningún temor. Prefiero mil veces que un delincuente sea abatido, dentro de los parámetros de la ley, a que un policía pierda la vida”, manifestó el titular del Sector.

La División de Defensa Legal de la Policía Nacional ejerce a la fecha la tutela de 88 policías a nivel nacional, que entre los años 2017 y 2018 haciendo uso de sus armas de fuego hirieron o abatieron a delincuentes.

¿Cuándo puede un policía usar su arma de fuego?

El uso del arma de fuego es el máximo nivel de fuerza que utiliza la Policía en cumplimiento de su deber, a fin de controlar una acción que representa un peligro real e inminente de muerte o lesiones graves contra alguien, y defender la vida propia y la de terceros.

Cabe mencionar que el empleo legítimo del arma de fuego en una intervención policial no se orienta a causar, necesariamente, la privación de una vida, sino a controlar una situación como la antes descrita.

Según artículo 20°, inciso 11° del Código Penal, todo policía que haga uso de su arma de fuego u otro medio de defensa, en cumplimiento de su deber, está exento de responsabilidad penal.