Toledo y PPK, dos mitómanos de la misma calaña

0
1992

Phillip Butters

El día viernes Pedro Pablo Kuczynski acudió a la Fiscalía a rendir su manifestación frente al popular fiscal José Domingo Pérez con respecto a sus ya conocidos vínculos con la empresa Westfield y Odebrecht.

PPK ha sido desde la década del 70 el lobista más importante del Perú. En el año 69, cuando el que escribe esta columna tenía dos años, ya era conocido como el ‘fugitivo del BCR’ de la época.

En pleno siglo XXI se han descubierto sus vínculos con Odebrecht, pero los sigue negando de la manera más descarada. Ante la pregunta de la prensa, el viernes, dijo claramente que él no había tenido nunca una relación con Odebrecht sino que habría sido Westfield mediante sus funcionarios.

Una concha inmensa, la misma concha que ofrece el mitómano de Toledo, por supuesto, muy bien ataviado por la prensa mermelera. Es por eso que en este momento se dedica a seguir tomando sus etiquetas azules o sus coronitas en la lejana Los Ángeles, California, Sausalito o cerca de Stanford, en donde vive cómodamente con la plata que nos robó, y que nos robó de la mano de PPK.

Recordemos que la coima a Toledo, de los 23 millones de dólares ya documentados, pasa por la cuenta de Ecoteva, la misma que se abrió de la mano de Avi Dan On y Melvin Rudelman. Dicha cuenta fue el vehículo por el que llegó el dinero para que el señor pueda comprarse sus casas acá.

Pero regresando a PPK, este señor dice que a él no le pagaron sino a su empresa. Pero su empresa es una unipersonal y sin funcionarios. Para demostrarlo solo basta recordar el interrogatorio oficial y bajo juramento que dio a la Comisión Lava Jato, cuando era presidente, una declaración que es oficial y legal, que imagino debe ser tenido en cuenta por José Domingo Pérez.

Al respecto, está documentado que PPK dijo que Westfield era básicamente una cuenta corriente, es decir, un lugar donde le depositaban por sus lobbies, sus coimas en buen romance. Es decir, como en el caso del acalde de Chilca, como el del alcalde de Chiclayo, como cualquier pillo que cobraba por sus gestiones.

No es una empresa de fachada sino de servicios y paga una licencia a la ciudad de Miami, en donde está ubicada en el estado de Florida, que es más o menos mil dólares cada uno por año. Los empleados somos yo, que no estaba allá además, es decir que no pagaba seguro social en Estados Unidos, pero sí pagaba impuestos. Y la principal empleada de la empresa era la contadora que hace estas declaraciones al estado de Florida y llena los formularios y se le paga un sueldo por hacer eso y sobre ese sueldo paga su seguro social. Y Westfield en realidad es una cuenta bancaria, no es una empresa que tiene activos, es una empresa de asesoría que no tiene ningún valor si no tiene asesorías. Si las asesorías las hace el señor Sepúlveda, él se lleva la plata”, dijo PPK ante la Comisión Lava Jato en Palacio de Gobierno el 16 de marzo del 2018.

Como todo el mundo sabe, y asumo que lo sabe el fiscal José Domingo Pérez, para cuando se hace la Interoceánica, el señor Kuczynski era ministro de Economía, luego presidente del Consejo de Ministros y a la vez presidente de Proinversión. Esta última levantó la tacha que tenía Odebrecht como empresa litigante con el Estado para hacer la obra en mención.

Durante la gestión de PPK en el MEF se le exoneró del SNIP a la Interoceánica. PPK simplemente viajó a Brasil, se hizo el loco, no firmó e hizo firmar al señor Sota Nadal, pero regresó y siguió siendo ministro de Economía para después seguir cobrando por sus lobbies en Westfield.

Esa sinvergüencería, llámese concha, está documentada en un contrato que le hicieron llegar en su momento Westfield, Apoyo Consultoría, al Banco de Crédito del Perú. Documento que le permitió enviar dinero desde Westfield a Lima para comprarse la casa que está al costado de su conocido búnker de Choquehuanca. Por eso digo: igualito que el alcalde de Chilca, solo que está en San Isidro.

Ahí está el argumento clasista y racista. PPK es un ladrón. El problema es que es un ladrón que toca flauta, que ha estado en Princeton y ha tenido un postgrado en Cambridge. Es un ladrón, pero que habla francés. Es un ladrón blanco, que vive en San Isidro, pero  ladrón al fin.

Estos audios fueron publicados por mi programa Combutters por Willax y por supuesto no fueron rebotados por nadie, ni el grupo El Comercio, ni el grupo La República, ni el grupo RPP. De esto nada se enteró el Útero, ni Chicharrón de Prensa, la Mula, ninguno de los ‘reyes de la investigación’, como IDL o Gorriti.

¿Qué pasaría si Keiko acepta que tiene una cuenta en Japón donde le han depositado dinero por sus gestiones como parlamentaria en la época que favorecía supuestamente Odebrecht? ¿Se imaginan a Alan aceptando que tiene una cuenta en Madrid o Andorra en donde trabaja una sola señora y le depositan su dinero?

¿Qué haría Gorriti, Rosa María Palacios, Álvarez Rodrich, mi buen amigo Carlitos Castro? ¿Se rasgarían las vestiduras? ¿Canal N reseñó algo? No. Acá simplemente hay oídos sordos. La noticia de PPK en la Fiscalía prácticamente no la cubrió nadie.

Pero si de doble rasero se trata, hurgando en los archivos de Canal N, mi programa Combutters encontró declaraciones de Gorriti, a quien solo falta que le den el Pulitzer por sus investigaciones siempre sesgadas y acomodadas a los intereses de Toledo, Humala, Nadine, PPK y la Villarán.

Dichas declaraciones las dio en su momento al programa Boca de Jarro de mi buen amigo, sobrino, chochera, causa y adú, Christian Hudtwalcker, que los aportes de campaña a Humala y Nadine no son ilegales sino simplemente irregularidades.

Y le preguntó mi ahijado que si ese era el caso por qué tanto brinco con los aportes que todavía no se habían descubierto a Keiko. Su respuesta fue que: “Simplemente para saber”, pero reiteró que no son delitos. Sin embargo eso nadie se lo recuerda. Y ahí está la prueba:

“Como Rosa María lo ha aclarado una y otra vez: La contribución electoral en sí misma, por más que sea irregular, no es delito”, dijo Gorriti.

Consultado por qué tan incisivo entonces con Keiko y Alan: “Para saber la verdad, porque así como es interesante saber si Odebrecht contribuyó con 3 millones a la candidatura de Humala, es igualmente interesante saber si Keiko recibió. Al margen de que si es falta penal o no, son cosas que deberían saberse”, añadió.

Por supuesto este tipo de argumentaciones con pruebas, con declaraciones, usted solamente las va a encontrar en los sitios donde se practica la prensa independiente, como en La Razón, como en Combutters por Willax y como en el noticiero de PBO que de lunes a sábado se va a emitir por la señal independiente de Willax. Espero que esto lo sepa valorar el público: a todos se les debe medir con la misma vara y todos los que robaron van a tener que ir a la cárcel. Ahí sí, caiga quien caiga, pero de verdad.